La tendencia alcista superó hoy el récord de 3.453 días de crecimiento sostenido en el precio de las acciones en Wall Street.

«Bull» (Toro) y «Bear» (Oso) son clásicas categorías informales que en Wall Street marcan la presencia de un mercado alcista o bajista, respectivamente, como analogía sobre la forma en que ambos animales atacan: el toro lo hace embistiendo con sus cuernos hacia arriba; el oso se para en sus patas traseras para lanzar sus garras hacia abajo.

Aunque no existe una definición exacta de lo que constituye un «Bull Market», por lo general se entiende de esta manera a un mercado que, tras haber caído un 20%, experimenta una subida también del 20% que se mantiene en alza hasta que registra una nueva caída del 20%.

Según esta definición, el actual mercado alcista cumple hoy 3.453 días, convirtiéndose en el más extenso de la historia reciente, tras haber comenzado en marzo de 2009, poco después de la crisis financiera global que redujo a la mitad el valor del S&P 500, uno de los índices de referencia en Estados Unidos.

Pero a pesar de la euforia, los «Bull Market» presentan también el riesgo de convertirse en una «burbuja», es decir en un proceso de subida anormal e incontrolada de los precios, potenciada por la especulación y alejada del valor «real» de los papeles, que al «pincharse» produce una enorme caída y trae consigo la recesión.

Ademas, los mercados alcistas tienden a durar tres veces más que los mercados bajistas y para que termine un mercado alcista, el mercado bursátil debería disminuir en un 20 por ciento o más. La Fed y las recesiones son los dos asesinos de los mercados alcistas y las acciones generalmente bajan mucho antes de que comience una recesión.

La Reserva Federal es la amenaza más importante para este «Bull Market», ya que si continúa aumentando las tasas de interés el alto costo de pedir dinero prestado terminará poniendo un freno. En este sentido, si la inflación de precios llegara a descontrolarse, la Fed se vería obligada actuar precisamente en esa dirección. Pero es poco problable ya que las tasas de la FED, son entre 1,75 y el 2%, es decir, siguen siendo relativamente bajas y sería muy extraño que afecten al precio de las acciones si se mantienen por debajo de la inflación actual del 4%.

 

Según expertos, hay cinco factores que han impulsado esta corrida alcista y son: las valoraciones, la confianza de los inversores, el aumento de las ganancias de la compañía, la baja competencia de otras inversiones y una recuperación económica. Al mismo tiempo, se teme que estos factores puedan haber llegado a sus límites.

Para muchos analistas, sin embargo, el mercado alcista podría continuar por un tiempo más y la economía estadounidense evitará caer en un ciclo de recesión en el corto plazo.

Las pequeñas capitalizaciones obtuvieron un rendimiento inferior al del año pasado durante el máximo bursátil de enero de este año. Desde entonces, sin embargo, en lugar de decender, han tomado fuerza y sorprendió lo fácilmente que superaron los máximos de enero. En la jornada de ayer, los índices de gran capitalización subieron y las pequeñas subieron también, a otro nuevo máximo histórico, manteniendo sus resultados superiores y esperanzando los pronósticos para el día de hoy, que Wall Street de dio el lujo de romper un nuevo récord.

 

 

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.