Las redes sociales se han convertido en el lugar ideal para publicitar las diferentes marcas. Abarca a una cantidad de público muy amplia con una inversión mínima en comparación con las cifras tradicionales. La facilidad a la hora de difundir la información no solo conlleva a que llegue más rápido, sino que también implica la difusión de noticias falsa y otros contenidos maliciosos.

Unilever, ante esta situación, amenazó con retirar su publicidad de las redes sociales que no garanticen estrategias para minimizar la cantidad de contenidos nocivo que se puede encontrar en estas plataformas.

En el encuentro realizado en California, sobre publicidad interactiva, el jefe de Marketing de Unilever aclaró que las redes sociales son un espacio en el que se distribuyen mensajes tóxicos al alcance de cualquier persona.

Lo cierto es que el jefe de marketing de Unilever no fue el único en notar esta tendencia dentro de las redes sociales. Por este motivo, ya desde hace un tiempo, el contenido abusivo es criticado.

Google y Facebook son las dos compañías que más perciben la inversión en publicidad digital, pero también en ella circula una gran cantidad de contenido falso.

Se busca que las plataformas generen un aporte positivo a la sociedad, que no se transformen en una herramienta de difusión de mensajes maliciosos.

En el 2017 la multinacional Unilever invirtió casi unos 10 mil millones de dólares en presupuesto de Marketing para promocionar sus distintas marcas. De esta cifra, más de dos mil millones fueron dirigidos a la publicidad digital.

El jefe de Marketing de Unilever aclaró que están en diálogo con las grandes redes sociales como Facebook y Twitter, así como con Google para mejorar la experiencia de los usuarios en referencia a los contenidos publicitarios.

Por otro lado, también informó que la compañía solo se vincula con aquellas plataformas que utilicen métricas de calidad. Quizá este sea un inicio para que se vean cambios en Facebook.

El año pasado, debido a demandas similares, la red social líder en contenido audiovisual, YouTube, tuvo que hacer cambios para lograr adaptarse a los reclamos de sus anunciantes más importantes.

El reclamo era similar: la red social daba espacio a contenidos de carácter extremista que no apuestan a la convivencia pacífica. A partir de algunas quejas se implementó un mayor control en la revisión del material que se sube a la plataforma.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.