Luego de largas jornadas laborales, llegar a casa y recostarse suele ser muy reconfortante, pero a la hora de dormir -tantas horas de cansancio-, parecen jugar en contra y conciliar el sueño se vuelve toda una misión.

Los nuevos tipos de insomnio revelados en la investigación -publicada en The Lancet Psychiatry- están vinculados a factores como el estrés, emociones, rasgos de personalidad, estado de ánimo y eventos de la vida anterior. La clasificación contempla tipos del 1 al 5, cuya aplicación demuestra cómo diferentes personas con insomnio tenían diferentes características cognitivas, incluyendo los niveles de ansiedad y sensibilidad emocional.

La investigación recopiló datos de aproximadamente 2.224 individuos que mostraban síntomas autoinformados de insomnio. Se les pidió que rellenaran cuestionarios sobre los rasgos de personalidad vinculados a la estructura y función del cerebro, y se compararon con un grupo de control.

Los individuos de Tipo 1 puntuaron alto en rasgos de angustia, como neuroticismo y sensación de ánimo bajo, mientras que los de los grupos Tipo 2 y Tipo 3 obtuvieron puntuaciones más bajas en este aspecto, aunque los encuestados de Tipo 2 en general fueron más positivos y se mostraron vitalmente más satisfechos que el Tipo 3.

Los individuos Tipo 4 y Tipo 5 informaron sobre niveles más bajos de angustia, pero las personas Tipo 4 tendían a experimentar insomnio de larga duración después de eventos estresantes de la vida, mientras que este aspecto no se percibía en los sujetos Tipo 5. En las encuestas de seguimiento realizadas cinco años más tarde, los participantes del estudio estaban casi todos en el mismo grupo: un 87% repetían el mismo tipo de insomnio.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.