Este microchip es conocido como RFID y se trata de un dispositivo que se implanta en la mano y que permite acceder a la información que contiene, así como pagar en los comercios sin necesidad de una tarjeta de crédito o dinero en efectivo.

En Suecia unas 3.000 personas ya se han implantado el microchip llamado RFID. Pero Suecia no es el único país donde se están implantando chips de este tipo. En Australia, Nueva Zelanda y Alemania también hay varias iniciativas para fomentar esta novedosa tecnología en los seres humanos.

Estos microchips permiten realizar pagos sin contacto alguno con el dispositivo. Además, en Suecia tan solo el 1% de las transacciones en este país se realiza con dinero efectivo actualmente.

Además, si estos microchips se extienden a otros ámbitos en los que se pueda pagar de esta novedosa forma, se podrían reducir considerablemente el número de tarjetas de crédito y otros dispositivos necesarios para hacer las transacciones de compras.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.