Las redes sociales se han convertido en una herramienta significativa para la diplomacia. Estas han pasado a estar en segundo plano a ser prioritarias para los líderes mundiales y los gobiernos de todo el mundo, ya que el público acude a ellas para conocer las últimas noticias. Esta reciente adopción mundial de los canales en línea ha traído consigo una ola de apertura y transparencia que nunca se había experimentado antes. Los medios sociales proporcionan una plataforma para la comunicación sin condiciones, y se han convertido en la herramienta más poderosa de un comunicador.

Twitter, en particular, se ha transformado en un barómetro de la diplomacia, como una herramienta para analizar y predecir las relaciones internacionales.

Existe una gran variedad de redes sociales que los comunicadores de los gobiernos pueden elegir. Mientras que algunos gobiernos y cancillerías siguen estudiando los pros y los contras de cualquier interacción en los medios sociales, otros han ido más allá de Twitter, Facebook e Instagram para llegar a su público objetivo, incluso abrazado plataformas emergentes como Snapchat, WhatsApp y Telegram donde las comunicaciones están por debajo del radar y son casi imposibles de medir.

El estudio de Burson-Marsteller, Twiplomacy 2016, se ha ampliado para incluir otras plataformas de medios sociales como Facebook, Instagram y YouTube, también plataformas del nicho digital para la diplomacia como Snapchat, LinkedIn, Google+, Periscope y Vine.

Hay una creciente brecha digital entre los gobiernos que están activos en las redes sociales con equipos dedicados a ello y los que consideran la interacción digital como una actividad secundaria y dedican pocos recursos a la misma. Todavía hay un pequeño número de líderes de gobiernos que se niegan a aceptar el nuevo mundo digital y, para estos pocos, sus community managers se esfuerzan por llevar a sus organizaciones al siglo digital.

Durante el año pasado, los líderes mundiales más populares en las redes sociales han continuado aumentando sus seguidores, mientras nuevos líderes han surgido en la Twitosfera. En Argentina, Mauricio Macri, de Canadá Justin Trudeau y el presidente EE.UU., Barack Obama, han tenido un impacto significativo en Twitter y Facebook en el último año.

@POTUS, Twitter de Barack Obama

La comunicación en los medios sociales de Obama se ha vuelto aún más cercana a través de su cuenta de Twitter @POTUS y su página de Facebook, así el primer “presidente de la era de los medios socialessaldrá de la Casa Blanca en enero de 2017 con un increíble cantidad de 137 millones de fans, seguidores y suscriptores. Más allá de Twitter y Facebook, los líderes mundiales como el presidente de Argentina también se han hecho activos en nuevos canales como Snapchat, llegando a un público más joven y potenciales futuros votantes. Del mismo modo, varios gobiernos, principalmente en América Latina, han comenzado a utilizar Periscope, un medio rentable para transmitir sus ruedas de prensa en vivo.

Hemos sido testigos de interacciones públicas  entre líderes, llamémosla, una discusión amistosa entre Obama, la Reina de Inglaterra y el canadiense Justin Trudeau. Los ministerios continúan expandiendo sus redes diplomáticas y digitales siguiéndose uno al otro y creando coaliciones sobre temas específicos, en particular, la lucha contra el ISIS.

@Pontifex

Hemos encontrado que para los gobiernos, Twitter sigue siendo una red social basada en texto y sólo una cuarta parte de 1,3 millones de tweets analizados en este estudio tenían una imagen adjunta. Durante el año pasado, muchos líderes del mundo han adoptado la comunicación visual y muchos se han convertido en usuarios de Instagram, compartiendo imágenes detrás de bastidores o simplemente una crónica de las actividades de sus líderes. El Papa Francisco rara vez comparte imágenes en Twitter. Él creó una cuenta de Instagram en marzo del año 2016 específicamente para sus comunicaciones visuales y se ha convertido en el tercer líder mundial más seguido en esta plataforma.

Un número de líderes mundiales, entre ellos el Presidente de Colombia y Julie Bishop de Australia, también utilizan emoji en sus tweets, creando lo que se puede describir como un nuevo lenguaje de signos diplomático. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Finlandia, incluso ha producido su propio conjunto de 49 emoticonos que representan el verano y el invierno en el país nórdico.

Fuente Burson-Marsteller

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.