Si bien Twitter es una de las redes sociales que menos cambios con respecto a sus usuarios ha experimentado no deja de ser una plataforma en crecimiento con mucha influencia en el ecosistema social. Un claro ejemplo de su importancia se puede ver con los casos de política a través de Twitter.

La administración de Donald Trump, el actual presidente de los Estados Unidos, deja en más que evidencia cómo la red social puede ser parte de una estrategia política.

Como toda red social, Twitter también se enfrenta al problema de la veracidad de los contenidos que circulan por ella. Recientemente anunció el cierre de 70 millones de cuentas en el marco de una campaña contra la actividad negativa en la red.

Sin embargo, este último punto no deja de tener popularidad para los usuarios y su éxito lo muestran los números. El año pasado el cierre de la red social terminó con ingresos de 2 mil 443 millones de dólares y un total de unos 400 millones de usuarios.

Luego de que estos datos hayan sido revelados Donal Trump no tardó en manifestarse al respecto: solicitó que las cuentas de The New York Times y The Washington Post fueran canceladas.

 “Twitter se está deshaciendo de las cuentas falsas a un ritmo récord. ¿Incluirá al New York Times En Quiebra y a la máquina de propaganda de Amazon, el Washington Post, que constantemente cita fuentes anónimas, que en mi opinión, no existen – Los dos estarán cerrados en 7 años!”.

 

En respuesta al ataque de Trump contra ambos medios de comunicación del país, el subdirector del The Washington Post contestó comentando que en el momento en el que el mandatario llegó a la Casa Blanca, la cantidad de seguidores del medio aumentó considerablemente.

Cabe destacar el fuerte posicionamiento y veracidad que ambos medios han logrado a lo largo de este tiempo.

The New York Times es el principal diario de la ciudad. ConTrump, siempre ha mantenido una tensa relación debido a la creencia del medio en favor de las ideas liberales. Ideas que defienden mayoritariamente, los neoyorquinos.

En cuanto a The Washington Post, Trump suele centrar sus críticas en su periodismo de investigación. La crítica se centra en que muchas veces las fuentes usadas son falsas o anónimas. Otro fuerte punto es el propietario del periódico; el multimillonario Jeff Bezos, fundador del gigante Amazon, al que Trump también ataca de forma recurrente.

Este último punto demuestra de la importancia de la red social como gestor político, un fenómeno que hace unos años se hace llamar Twitter política.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.