Esta vez la noticia no sale de Twitter, sino de una entrevista que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, le brinda a la cadena Fox. Tras las acusaciones que recibió por parte de su ex abogado, Trump no se quedó de brazos cruzados, ni mucho menos callado.

El presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró que si se le abre un juicio político, tras las acusaciones de su exabogado de violación de las leyes de financiación electoral, «los mercados (financieros) se hundirían» y el crecimiento económico se frenaría.

Trump insistió en la buena salud de la economía en EEUU, cuyo crecimiento en el segundo trimestre del año fue de una tasa anualizada del 4,1%, algo que atribuyó a sus políticas de desregulación y recorte de impuestos. «Si soy censurado, los mercados (financieros) se hundirían. Creo que todo el mundo sería más pobre», afirmó Trump.

El mandatario hizo estas declaraciones después de que el pasado martes su exabogado, Michael Cohen,  se declarara culpable de haber violado la ley de financiación de campaña, por orden de Trump, quien entonces era candidato a la Casa Blanca.

En cuestion de horas, la reputacion de trump se vio en juego otra vez, ya que, hace pocos dias Su asesor estrella de campaña, Paul Manafort, fue condenado por ocho delitos (de un total de 18) de fraude, por los que podría pasar el resto de su vida en la cárcel.

Minutos después, estallaba la verdadera bomba: el abogado de Trump durante muchos años, Michael Cohen, se entregaba ante el FBI y se declaraba culpable de ocho cargos criminales, asegurando que al menos uno de ellos fue cometido por orden directa de la persona que hoy ocupa la presidencia de los Estados Unidos.

Según Cohen, Trump le habia pedido que realice un pago a dos mujeres, la exactriz de cine porno Stormy Daniels y la exmodelo de Playboy Karen McDougal, en los meses previos a las elecciones con el fin de que no hablaran de unas supuestas relaciones sexuales mantenidas con el magnate entre 2006 y 2007.

Trump ha reconocido estos pagos pero ha negado que procediesen de su campaña electoral, lo que constituiría una violación de las leyes de financiación, y ha subrayado que provenían de su bolsillo. Además, el presidente también acusó a Cohen de inventarse historias para recibir una sentencia menor.

La revelación de Cohen ha levantado especulaciones sobre la posibilidad de que los demócratas abran un juicio político contra Trump si retoman la Cámara baja tras las elecciones legislativas de noviembre, pero los líderes de la oposición han evitado por ahora hacer promesas sobre ese proceso de destitución.

Los pagos no fueron reportados a la Comisión Federal de Elecciones durante la campaña, lo que se podría concluir  es que la maniobra se hizo para proteger la imagen de Trump como dijo Cohen y bajo las leyes electorales de EE.UU., cualquier pago que se haga con el objetivo de influir en el voto se debe reportar.

Si Trump fuera procesado por los pagos -no en un tribunal ordinario dado que es un presidente en activo sino a través de un proceso de impeachment– los investigadores tendrían que probar que sin duda le dio el dinero a Cohen por motivos electorales.

En caso de ocurrir una instancia de impeachment, el proceso comenzaría por la Cámara de Representantes, donde cualquier miembro puede presentar una resolución de impeachment si sospecha que el presidente es culpable de «traición, soborno u otros delitos de alto nivel». Luego, si la Cámara considera las acusaciones, se traslada el caso a al Senado donde comenzará el proceso de juicio.

El magistrado principal de la Corte Suprema preside el caso, mientras los miembros de la Cámara actúan como fiscales y el Senado como jurado. Ademas, en esta instancia, el presidente puede designar abogados defensores.

Al final del juicio, el Senado vota y si al menos dos tercios encuentra culpable al mandatario, lo retiran de la presidencia y el vicepresidente asume el cargo por el tiempo que quede de mandato.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.