Mucho se habla y se ha escrito de cómo redactar un email profesional que sea perfecto, que transmite lo que debe comunicar y que hable bien de uno como profesional. Uno de los puntos es cómo dirigirse a la persona con la cual queremos comunicarnos, por eso te contamos algunos tips para poder generar el saludo indicado.

2

La forma con la cual nos dirigimos al receptor de los mensajes es clave en la percepción que hará de nosotros, de ahí su importancia.

  1. Los saludos demasiado formales terminan resultado un tanto forzados y pueden resultar chocantes el destinatario. Ante la duda de la naturalidad de tu mensaje, recurre a la fórmula más sencilla que podrías emplear: hola más el nombre. 
  2. Cuando desconoces el nombre del receptor del mensaje evita utilizar frases armadas para salir del paso, como “saludos”. Es mejor tomarse un tiempo para investigar e intentar encontrar el nombre de nuestro destinatario. De otro modo el mensaje resultará frío e impersonal. 
  3. Otra de las estructuras que se suelen utilizar cuando se da el caso anterior es “a quien sea de interés” o el clásico “a quién corresponda”. Si la anterior resultaba distante, estás mucho más. Recuerda que una de las maneras para que las personas se sientan cómodas con los mensajes y motivadas a contestar es la personalización. En este sentido, este tipo de frases son lapidarias. 
  4. Es importante la personalización, pero tampoco al extremo. No hable con confianza con aquellos a quienes apenas conoce, eso comunica un mensaje poco profesional. Por lo que es conveniente evitar fórmulas como: “estimado: nombre” o “querido”. 
  5. Si vas a interactuar con un desconocido es mejor no dirigirse a ellos como Sr o Sra más el nombre, esta estructura genera la sensación de que el mensaje será algo grave. 
  6. Otras de las fórmulas a las que se suele recurrir es al “buenos días”, es mejor no incluir condicionales de tiempo dentro del texto, puesto que no sabes en qué momento la persona a la cual se dirige el mensaje lo abrirá. 
  7. Otro de los errores comunes en los destinatarios es utilizar el nombre de pila en la primera interacción o aún pero escribir mal el apellido del receptor del mensaje.

La serie de problemas que  acabamos de enumerar se pueden solucionar con un poco de paciencia e investigación previa a la redacción de un email profesional. Tener en cuenta este tipo de aspectos será clave para tu imagen como profesional.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.