La empresa de autos eléctricos vuelve a desestabilizarse  tras presentar los resultados del primer trimestre del año.

Tesla vuelve a sufrir otro torbellino bursátil. La compañía se deja un 9% en los primeros movimientos de la bolsa de Nueva York después haber presentado en el cierre de la jornada del jueves, sus datos de entrega y producción de automóviles.

El fabricante de coches eléctricos anunció el miércoles la entrega de alrededor de 63.000 coches en total durante el primer semestre —cerca de un 31% menos que lo entregado el trimestre anterior—. De este total, 50.900 entregas fueron del Model 3 y 12.100 de modelos más antiguos.

El consenso de analistas esperaba unas entregas totales de 76.000. Por otro lado, la compañía dirigida por Elon Musk produjo 77.100 vehículos (62.950 del Model 3s y 13.140 de otros modelos más antiguos, pero no llegaron a comercializarlos en su totalidad.

Tesla ha reconocido en un comunicado que estos números la ponen en un aprieto. El fabricante de coches eléctricos ha avisado de que sus ingresos se verán «negativamente impactados por unos volumenes de entregas menores de lo esperado y ajustes de precios».

«Aunque pensamos que los resultados de entregas presionarán a las acciones de Tesla, esto corrobora nuestra creencia en que las expectativas de la empresa en cuanto a volúmenes para los productos en 2019son demasiado altas y que la demanda será más baja según los subsidios se moderen en EEUU», explican en su informe los analistas de Goldman Sachs.

¿Otra vez en la cuerda floja?

Las cosas para Tesla no han sido fáciles, el pasado trimestre reportó resultados positivos, pero el trimestre que acaba de culminar no tan bueno. Una situación que parece repetirse con frecuencia y que a los analistas los lleva a pensar de que la empresa fija expectativas inalcanzables.

El futuro de la empresa por momentos es una interrogante, hace apenas unos días Tesla protagonizó  una nueva oleada de despidos y recortes en los precios de venta de sus unidades, en especial de su nuevo Model 3 y se creé que es por la desaceleración en las entregas de la compañía.

Sumado a esta situación de despidos, Elon Musk anunció que cerrará cientos de tiendas físicas y cambiará a un modelo único de venta online. Lo que despierta más intrigas sobre el destino y la estabilidad empresarial Tesla.

 

 

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.