Los últimos 3 meses de 2018 fueron el segundo trimestre consecutivo en que Tesla registró beneficios, ya que entre julio y septiembre había ganado 311.5 millones de de dólares.

La compañía reportó unos ingresos de 21.461.268 dólares en 2018, lo que supone un incremento del 82,5% con respecto al año anterior. De esta cifra, 18.511.983 millones proceden del sector del automóvil, 1.555.244 de almacenaje y servicios de energía y 1.391.041 de servicios.

Tesla señaló en un comunicado que 2018 «fue el año más fundamental» de la historia de la compañía y que la mejora de los resultados es fruto del «éxito» del Model 3, el nuevo vehículo de la compañía.

«A medida que mejoramos el ritmo de producción del Model 3, el coste por vehículo sigue reduciéndose. Es fundamental mantener esta tendencia para que podamos seguir aumentando la asequibilidad del Model 3 mientras mantenemos un nivel sostenible de rentabilidad», señaló la compañía. «Gracias al increíble trabajo del equipo de Tesla, Model 3 se convirtió en el vehículo de lujo de más ventas en 2018», añadió Musk, quien ha apostado el futuro de la firma en el éxito de la berlina eléctrica.

Tesla explicó que los beneficios del último trimestre se vieron afectados negativamente por el aumento de los aranceles de componentes importados de China y la bajada de los precios de venta del Model S y Model X en el país asiático, entre otras razones.

Además, para la tranquilidad de los inversores, la compañía aseguró que también cuenta con el suficiente efectivo para pagar una deuda de 920 millones de dólares que vence el próximo 1 de marzo si sus acciones no alcanzan una cotización de 359,87 dólares.

En el cuarto trimestre de 2018, Tesla entregó 63.359 unidades del Model 3 en Norteamérica. Además, la compañía entregó 27.607 unidades de Model S y Model X, los otros dos vehículos de Tesla. La compañía adelantó que espera aumentar este año la entrega de vehículos entre un 45 y un 65 %,  entre 360.000 y 400.000 unidades.

De esta manera, para el 2019 el fundador de Tesla, Elon Musk, pretende llevar parte de la producción del Model 3 a China para conseguir bajar el precio del vehículo. Para ello, el famoso empresario también se vio obligado a anunciar recientemente una reducción de plantilla del 7%.

De esta manera, Musk tiene la intención de cumplir con las última promesa realizada a los inversores de Wall Street: conseguir beneficios en todos y cada uno de los trimestres de 2019.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.