Pasó hace 44 años, pero sigue vigente: todos conocemos bien la historia del accidente ocurrido en la Cordillera de Los Andes en 1972, que dejó a 40 pasajeros uruguayos varados en plena montaña. Sólo 16 sobrevivieron, y mucho se ha escrito sobre ellos y su increíble hazaña -libros, notas, películas de ficción y documentales- que hasta el día de hoy todavía conmueven a espectadores en todas partes del mundo.

collage“Tenía que sobrevivir”, el nuevo libro del Dr. Roberto Canessa – reconocido cardiólogo y sobreviviente del accidente- escrito junto al periodista Pablo Vierci, es una obra diferente: presenta la historia desde otra perspectiva, trazando el vínculo entre la conmovedora vivencia de Canessa y su trayectoria profesional. El mismo vínculo que despertó su vocación por la medicina y lo condujo a diagnosticar tempranas cardiopatías en niños. El libro ya cosechó elogios en Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, donde se lanzó a comienzos de año.

En el marco del Día del Libro, ambos autores presentarán hoy la obra en nuestro país, a las 19:30 horas, en Life Cinemas de Costa Urbana Shopping (Av. Giannattasio, km. 21). El evento es con cupos limitados y quienes estén interesados deberán enviar un correo con sus datos a [email protected]. La presentación cerrará además con un espacio de intercambio con el público.

Aprovechamos la ocasión para conversar con Roberto Canessa sobre el nuevo libro, su motivación, la experiencia de Los Andes y sus vivencias en torno a ella, cuatro décadas más tarde.

***

Mundo Marketing: Contanos un poco sobre el libro.

Roberto Canessa: El libro “TENÍA QUE SOBREVIVIR – CÓMO EL ACCIDENTE EN LOS ANDES INSPIRÓ MI VOCACIÓN PARA SALVAR VIDAS”, busca las conexiones (muchas veces intangibles) entre una adversidad extrema, como fueron los 70 días tras el accidente aéreo en los Andes en el 72, cuando tenía 19 años de edad, y lo que hice en mi vida posterior, intentando salvar vidas de más de 100 mil niños: mis pacientes a lo largo de mi vida como cardiólogo pediátrico. La búsqueda que hicimos en el libro, con mi coautor Pablo Vierci, fue encontrar los hilos de titanio y cristal que vinculen aquel pasado con mi vida posterior.

Mundo Marketing: ¿En qué se diferencia de otras publicaciones sobre la Tragedia de Los Andes?

Roberto Canessa: Fundamentalmente se diferencia en que acá los Andes son el pasado que no podemos cambiar, pero que están indisolublemente conectados con mi vida posterior y con este presente vivo, que cambia todos los días, con nuevos pacientes y nuevos desafíos, en una disciplina como la cardiología pediátrica que avanza vertiginosamente. A lo largo de mi vida, y como lo contamos en el libro, yo confirmé que nunca debemos definirnos por el pasado, el pasado no es una condena, ni determina tu futuro. Muchos creían que la adversidad tan terrible que vivimos en el 72 nos apocaría, nos deprimiría, nos impediría alcanzar la felicidad. Yo comprobé que al contrario, la adversidad extrema me catapultó al otro extremo, para convertirme, como lo dice mi hijo Tino en el libro, en un “adicto a la vida”, porque siempre apuesto a la vida de mis pacientes, por más complejas que sean sus cardiopatías. Y yo no soy una persona extraordinaria: cualquiera que lea el libro se siente identificado y aprende que puede superar cualquier adversidad, por mayor que sea, si se lo propone. Y esto no es teórico: yo me identifico con mis pacientes que sobrevivieron a complejas cardiopatías congénitas, porque podrán tener medio corazón, pero tienen el doble de amor por la vida. No es que ellos son como yo: yo soy como ellos.

Mundo Marketing: El énfasis está entonces en ese vínculo entre tu vivencia en la cordillera y tu vocación por la cardiología. ¿Cómo se fue dando esa relación?

Roberto Canessa: La premisa de la que partimos parece una paradoja: por qué una persona como yo, que vivió 70 días en la cornisa, en el umbral de la vida y la muerte, se dedica, en la vida posterior, a tratar pacientes que también están en la cornisa, en el umbral de la vida y la muerte. La diferencia sustancial es que en el 72 yo era el “paciente”, y en la vida posterior yo soy el arriero chileno Sergio Catalán, que fue quien nos salvó después que atravesamos la cordillera a pie, durante diez días, con Nando Parrado y Tintín Vizintín los primeros tres días, y con Nando los siguientes.

Mundo Marketing: El libro cosechó elogios en todas partes del mundo. ¿Qué implica este reconocimiento a nivel personal, después de tantos años?

Roberto Canessa: Está muy lejos de ser motivo de vanidad, ni de nada que se le parezca. En el fondo, con Pablo hemos llegado, al cabo de los diez años que nos llevó elaborarlo, a esta conclusión: mi biografía es un pretexto para que otros tengan esperanzas. Y a mí me gusta ser el pretexto, un símbolo de la esperanza de otras personas.

CRITICAS

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.