Se comenzó a utilizar en Suecia hace ya algunos meses, donde una de las tantas finalidades de esta cabeza de robot es eliminar los prejuicios que los reclutadores humanos aportan al proceso de contratación.

Tengai fue realizado por Furhat Robotics, una startup de inteligencia artificial conversacional y de robótica social. Esta cabeza robot se sitúa sobre una mesa donde descansa a la altura de los ojos del candidato. Después el robot realiza una serie de preguntas por orden con una voz y rostro diseñado para la ocasión.

Además, el rostro es capaz de imitar las inflexiones y expresiones humanas. Pese a tener estas expresiones, el robot será incapaz de calificar a los entrevistados y de generar juicios de valor o prejuicios al ver a los candidatos que tendrá que entrevistar.

Todo este avance tecnológico no exime al reclutador de su trabajo, ya que el robot no decidirá si se contrata a una persona, dado que su labor es transcribir las respuestas del candidato y dichas respuestas pasarán a manos de un reclutador humano, quien sí tomará la última decisión.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.