De cara a 2019 existen tendencias en las que las marcas deseosas de cambiar su logo deberían observar. La destacada publicación Creative Globs nos cuenta algunas de ellas.

Simplificar

Cuando las marcas deciden dar nuevos aires renovados a sus logos, buena parte de ellas decide para hacer más limpio el diseño de sus viejos logotipos (más que reinventarlos por completo). Es el caso, por ejemplo, de American Express, de Uber y de Banco Santander. La simplificación de los logos está de alguna manera en línea con la imparable digitalización (alérgica los logotipos excesivamente complejos).

Responsive

Un logo “responsive” es perfectamente escalable para la web, a la que se adapta en función de las características de la pantalla y a veces también en función de los datos (dependiendo de si el usuario está logado o no). La digitalización está teniendo un impacto de primer orden el diseño de logos y va mucho más allá de la mera simplificación. Debido a la ubicuidad de las plataformas móviles los logos de carácter “responsive” son una tendencia al alza.

El valor de lo auténtico

El diseño de logos que cabalga a lomos de la autenticidad se mira en el espejo de los valores de la marca que está detrás y no tanto en las tendencias (de relumbrón) a la hora de engendrar su identidad visual.

Diseño sostenible en el tiempo

Las tendencias son lamentablemente flor de un día. Por eso, y a fin de no estar expensas de las modas y verse obligadas a modificar sus logos cada poco tiempo, no son pocas las marcas que buscan deliberadamente colgarse del brazo de logos cuyo diseño sea más o menos perdurable en el tiempo (sin cambios a la vista durante un buen tiempo).

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.