Uber lleva más de diez años en una creciente del mercado global, se ha expandido al reparto de comida a domicilio. Sin embargo sigue perdiendo dinero

Entre los años 2016 y 2019 los usuarios de Uber, la aplicación de transporte compartido, aumentó de 50 millones 110 millones. Uber, es una de las aplicaciones con mayor crecimiento en el mundo. Sin embargo, es una empresa que no logra ser rentable pese a sus diez años en el mercado.

Las últimas cifras que se conocieron fueron que sus ingresos aumentaron caso el 30% hasta US$3.810 millones, pero sus pérdidas netas están en casi US$1.200 millones.

En el balance de los reportes financieros del tercer trimestre del 2018 – 2019, la empresa tuvo gastos y costos de 3.06 mil millones de dólares a 8.65 millones de dólares.

Problemas laborales

Una de las críticas que recibió la empresa es la del pago a choferes y cuál es la relación con los empleados. Esto costó la lucha de reguladores y legisladores a nivel mundial. En California, el mercado principal de Uber, se aprobó una ley que enmarca a los choferes como empleados de la empresa.

Desde Uber se trata de tener una exención con respecto a esto, ya que las horas en relación con el dinero que se debe pagar es mucho: «Si no lo logran y tienen que pagar a sus conductores como empleados de planta o restringir las horas que trabajan será otra razón por la cual tendrán dificultades para hacer dinero», explicó Adam Leshinsky.

Pérdidas de la empresa

El último informe trimestral de la empresa reporta que los ingresos de la firma subieron un 30% aproximadamente, para alcanzar 3.810 millones de dólares. Pero por otro lado, las pérdidas ascendieron a 1.200 millones de dólares. Además, la empresa de transporte compartido invirtió 2.500 millones de dólares para mantener sus operaciones.

Es verdad que el negocio principal de la plataforma es el de conectar pasajeros con conductores, y es verdad también que se sumó al nuevo modelo de negocio Uber Eats, quién creció tres veces más rápido que el principal negocio.

Qué sigue

Dara Khosrowshahi, director ejecutivo de Uber prometió que la empresa tendrá ganancias en el año 2021. Esta afirmación generó dudas respecto al nuevo negocio de la empresa, en el cual los subsidios de cada viaje son los que permiten tener una base de clientes.

En los comienzos del 2018 se estimó la totalidad de 10 dólares por un viaje de Uber, que en realidad le costaba a la compañía 25. Lo que al eliminar conductores y su aportación para mantener a flote los ingresos de la empresa, llevaría a los clientes a multiplicar una tarifa promedio por 250 por ciento, a decir de un análisis publicado por The Drum.

El problema está en que este subsidio es el que le ha permitido crecer y ser competitivo en muchos mercados a la empresa. De esta forma, para comenzar a generar ganancias, Uber tendría que incrementar sus precios, lo que por definición reduciría la amplia base de clientes que ahora posee.

Lo que sucede con esta marca es una lección para cualquier otra en el mercado en el mercado actual. El espejismo de poder llegar a cada vez más consumidores puede poner freno a las verdaderas acciones que generan negocio.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.