El arte de contar historias se ha vuelto tendencia y genera una conexión especial con la audiencia, por eso esta habilidad ha sido adoptada por los políticos como una estrategia diferente a las demás.

Con la saturación de los canales de comunicación tradicionales, las opciones de emitir un mensaje se han detonado, aprovechando múltiples instrumentos y mecanismos con el objetivo de buscar formas originales de conectar con las audiencias, es que hoy en día es más frecuente el uso del .

Durante distintas campañas políticas como la de Donald Trump -actual presidente de EE.UU- o en el caso de Andrés Manuel López Obrador -ex Jefe del gobierno de México- hemos sido testigos de una evolución en los métodos de enganchar con el electorado, asimismo, también hemos visto como es que las fake news son parte de la estrategia para desprestigiar a los participantes así como gente alrededor de ellos.

No solo se trata de contenidos que se estén viviendo en ese momento y que consigan conectar con e receptor, sino que, el storytelling busca generar un impacto positivo en las personas, por esta raxon, muchas empresas han decidido invertir en expertos del storytelling, porque la esencia de este arte es saber narrar y contar de manera adecuada las historias. Se ha vuelto una nueva forma de hacer publicidad, que se garantiza generar más notoriedad y memorización que otros medios tradicionales.

La clave para posicionarse en la mente de los potenciales votantes es saber contar buenas historias y es así como los políticos han sumado esta herramienta para sus campañas electorales. Un estudio realizado por la universidad de Penn State, donde se estudiaron las campañas estadounidenses del 2014, demostró que, usar historias se ha convertido en una poderosa arma de persuasión en los anuncios políticos y despertará más atención en el futuro próximo.

Según el estudio, el marketing político parte de 3 anuncios narrativos que son: los anuncios testimoniales, las historias de votantes o los anuncios autobiográficos del candidato. “Las historias son poderosas a la hora de cambiar las opiniones de las personas y a la hora de implicar a las personas en el mensaje” dijo Fuyuan Shen, el responsable del estudio realizado por la universidad.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.