Desde el 19 de noviembre se puede jugar desde el televisor, un móvil o computadora

El servicio de videojuegos en streaming de Google  ofrece la experiencia de jugar desde cualquier lugar. Desde un primer momento se definió como el «Netflix de los juegos», a pesar de que su funcionamiento no es del todo igual: si ésta ofrece acceso a todo su catálogo con la suscripción mensual, Stadia incluye un conjunto de juegos en ese coste, pero otros muchos deben adquirirse por separado.

Volviendo a la comparación con Netflix, lo que sí tienen en común ambos servicios es el acceso a los contenidos a través de la nube: en este caso, los juegos están alojados en un servidor remoto al que te conectas a través de Internet y que permite disfrutar de imágenes de hasta 4K con 60 fps.

Stadia es pensado para jugar en diferentes soportes y con las funciones que el usuario elija. Cuando se hace desde el televisor, necesitamos un Chromecast Ultra conectado por HDMI e instalar la app Stadia en el móvil. El siguiente paso es configurar el mando, siguiendo las instrucciones de pantalla. El incluido en el pack es indispensable para jugar en el televisor ya que todavía no es compatible con ningún otro. Y la conexión sólo puede hacerse de manera inalámbrica.

Con un estética muy similar a la de los principales mandos del mercado, se conecta de forma autónoma a los servidores de Google, de tal manera que ayuda a que se reduzca la latencia durante las partidas: el tiempo entre pulsar y botón y la acción es imperceptible.

Experiencia

Jugar con la plataforma de Google transmite las mismas sensaciones que hacerlo con una consola, sobre todo cuando usamos la tele (en nuestro caso, con un modelo OLED 4K de LG). No hay retardo, la calidad de las imágenes es estupenda y, cuando la conexión es buena –mínimo 35 mbps-, no se experimentan cortes, pixelados ni ninguna otra situación que empañe la experiencia. Resulta especialmente interesante, además, que sea tan sencillo cambiar entre un dispositivo y otro: basta con seleccionarlo en el menú de la app para que, en cuestión de segundos, se pueda continuar la partida en otro soporte y en el mismo punto en el que se había dejado.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.