Pasaron 25 años desde que se estrenó la película de Steven Spielberg, La lista de Schindler. Gracias a el Festival de Tribeca, en Nueva York el reconocido director de cine volvió a ver el film y reveló secretos de su realización.

En una primera instancia, Spielberg explicó que tuvo miedo que las personas no creyeran que la película era una historia real, no solo por la trama de la película, sino porque el director venía de rodar «E.T». Todo apuntaba a que los espectadores iban a construir más una ficción en torno a una historia real, por eso decidió grabar la escena final con los sobrevivientes reales a los que salvó Schindler. 

Le costó unos diez años aceptar el encargo de la película que se transformó en una de sus mayores satisfacciones, afirmó que no se sintió tan realizado con ninguna de las películas que hizo después de esta.

Llevar a la pantalla un relato tan intrincado como el de Schindler fue un gran desafío. Afirmó que le llevó más de un mes leer el libro El arca de Schindler por la complejidad de la historia. Cuando le llegó el guion de la película no pudo resistirse a realizarla por más de que en aquel entonces estaba sumergido en la producción de Parque Jurásico. 

Comentó que probablemente la escena más difícil fue la de la cámara de gas, no solo para él como director, sino para las actrices que lo vivieron en carne propia. Algunas de ellas son judías polacas que no estaban actuando la escena, la estaban experimentado. Luego de esa escena estuvieron días sin rodar.

Otro momento crítico de la filmación se dio cuando un actor, que llevaba puesto un uniforme de las SS, se cruzó con una vecina polaca que gritó fervientemente: «ojalá los nazis regresaran para protegerlos».

Para poder sobre llevar este rodaje, el director comentó que Robin Williams tuvo un papel más que importante, se dedicó todos los días a llamarlo para hacerlo reír. Comentó que jamás se despedía, que en cuanto escuchaba una carcajada colgaba el teléfono.

Luego de estos relatos sumamente íntimos de la producción de la película, el director afirmó que no se consideró a Mel Gibson interpretar el papel de Oskar Schindler, en contradicción con los rumores que circularon. Lo que sí confirmó es que la producción tuvo como posible director a Martin Scorsese.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.