Los centros comerciales, desde sus orígenes en los años 50 hasta principios de los años 2000, solían ser el lugar favorito para familias y adolescentes. Muchos pasaban el fin de semana comprando en sus tiendas. Sin embargo, muchos de estos centros han perdido su atractivo por la aparición del comercio online, lo que ha provocado el cierre de muchos de ellos.

Estados Unidos, el país que cuenta con el mayor número de centros comerciales a nivel mundial, es también el que más ha experimentado el cierre de estos establecimientos. Según Fung Global Retail& Technology, en mayo de 2017 se cerraron un total de 3.296 centros comerciales. Esto se traduce en un 97% más de cierres respecto a 2016.

En esta línea, las previsiones para el futuro no son nada optimistas. El Banco de Crédito Suizo vaticina que aproximadamente 275 cerrarán sus puertas en los próximos cinco años. Además de por la creciente tendencia del e-commerce, estas clausuras se deben a la gran cantidad de tiendas que se alojan en estos centros y que han echado el cierre.

Importantes firmas de moda estadounidense como Macy’s, J.C. Penney y Sears son la arteria principal de muchos de estos centros debido a que atraen a la mayor parte de los clientes de estos emplazamientos.

No obstante, cuando cierran, resulta prácticamente imposible reemplazarlas, ya que ocupan un gran espacio. Esto también afecta al resto de tiendas del centro comercial, provocando a veces su cierre por su escasez de clientes.

El cierre de todas estas tiendas ha provocado que, según la consultora JLL, Estados Unidos cuente con más de 37 millones de metros cuadrados desocupados en centros comerciales este año.

Muchos de los centros comerciales que se cierran se derriban. Pero hay algunos acaban siendo empleados para otros fines. Este es el caso del Eastmont Town Center in Oakland (California). Tras su cierre hace siete años, este emplazamiento ahora se ha alquilado para que el gobierno abra algunas de sus dependencias como una biblioteca pública o una oficina de la seguridad social.

No obstante, todavía algunos consumidores prefieren comprar en tiendas físicas. Entre las más populares se encuentran aquellas que están al aire libre o en pequeños establecimientos. Por ello, en Estados Unidos se están combinando oficinas, tiendas y bloques de pisos.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.