Mientras que los fabricantes y minoristas de productos de consumo masivo en el mundo siguen enfrentando épocas de grandes desafíos, los consumidores manifiestan estar este año moderadamente más confiados que a finales de 2016. De hecho, la confianza del consumidor latinoamericano aumentó dos puntos en el segundo trimestre de 2017, quedando en 85*. Se trata de un incremento similar al del promedio global, el cual mejoró en tres puntos (104) desde el cierre del año pasado, impulsado por aumentos en 41 de los 63 mercados medidos en la Encuesta Global de Nielsen sobre Confianza del Consumidor.

El estudio del segundo trimestre de 2017,  aplicado en 63 países, señala que la confianza por países aumentó en seis de los siete mercados Latinoamericanos medidos, a excepción Brasil (84), donde decreció un punto comparado con el cuarto trimestre de 2016. Los consumidores que más incrementaron su confianza fueron los colombianos, con un aumento de siete puntos (97), los argentinos con seis puntos (81) y los chilenos, con un incremento de tres puntos (81). Tanto México como Venezuela tuvieron incrementos de un punto, quedando en 87 y 58, respectivamente.

* Basado en la línea de optimismo de 100 del Nielsen Global Confidence Consumer Survey.

1_CCI_Q2_2017.png

Las dinámicas de los más destacados

Durante este trimestre, Colombia resultó ser el país con el mayor incremento de confianza: 7 puntos comparado con el último trimestre de 2016 y 12 puntos comparado con el mismo trimestre del año pasado. Tanto así que ahora se encuentra a la par de Perú, que se ha destacado como el país con la confianza más alta y estable de toda Latinoamérica.

Una buena percepción del estado de las finanzas personales, la más alta de la región (60% las considera buenas y 14% excelentes) seguida de la de los mexicanos (53%), fue uno de los factores que tuvo incidencia en el alza de la confianza de los colombianos para el fin del primer semestre de 2017.  Sin embargo el 58% de los colombianos sigue pensando que la época es mala o no tan buena para comprar lo que quieren o necesitan, lo que de alguna manera se ha visto reflejado en el tímido aumento del consumo en el país, a pesar de la baja en la inflación y el desempleo.

Argentina también se destacó por un incremento de 6 puntos, obteniendo un índice de 81. Sin embargo, entre los argentinos participantes persiste la percepción de estar en recesión (81%), y han disminuido su positivismo frente a una posible salida de esta (33% vs. 44% en el segundo trimestre de 2016).

2_CCI_Q2_2017.png

La percepción de los consumidores latinoamericanos sobre sus países atravesando una recesión económica persiste para el 83% de los participantes. Dicha percepción es más fuerte en países como Venezuela (97%) y Brasil (89%). Además, solo el 22% considera que saldrán de la crisis en los próximos 12 meses. Los mexicanos resultaron los más pesimistas frente a la salida de una crisis (54%).

Por tal motivo, la economía se mantiene como la mayor preocupación de los encuestados de la región, seguida de la estabilidad laboral (24%) y el crimen (23%). Durante este período, los consumidores de Brasil y Venezuela fueron los que manifestaron mayor preocupación en la región por la economía de su país (42% c/u). Los chilenos siguen siendo los más preocupados por la estabilidad laboral (41%), seguidos de los colombianos (39%), mientras que en Argentina y Perú, fue donde más se manifestó preocupación por el crimen (36% y 35%, respectivamente).

Todavía no es el mejor momento para comprar todo lo que se desea

El 46% de los latinoamericanos participantes considera que no es un buen momento para comprar cosas que se desean o necesitan y 20% piensa que es un mal momento. Por ello, 80% de los  consumidores sigue cambiando sus hábitos de consumo para generar ahorro.

Reducir las actividades de entretenimiento fuera de casa (52%) y evitar comprar ropa nueva (51%) fueron las acciones de ahorro más comunes entre los participantes. De igual forma, le siguen apostando a cambiarse a marcas más económicas (46%), así como al ahorro en gasolina y electricidad (43%).

En la región, 33% de los encuestados destina los recursos que quedan después de garantizar los gastos básicos a pagar deudas, 32% a entretenimiento fuera de casa y 30% en ahorros. Se mantiene la tendencia de los peruanos y colombianos como los más ahorradores (56% y 52% respectivamente) y se les acercan los mexicanos, con el 46%.

Por su parte, los brasileños son quienes más gastan su excedente en entretenimiento fuera de casa (38%), mientras que un 33% de venezolanos manifiesta no tener recursos sobrantes y de los pocos que sí tienen (32%), lo destinan directamente a pagar deudas, el mayor porcentaje de Latinoamérica en este rubro.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.