Con el dinero tradicional la emisión depende de un banco central, en el caso de bitcoin no hay un ente centralizado que imprima billetes: las criptomonedas se crean por medio de la «minería».

En la actualidad hay más de 16,7 millones de bitcoins circulando y el máximo total que se generan será de 21 millones, según se determinó cuando se ideó este sistema, en 2009. Al llegar a ese tope ya no se podrán minar o crear más bitcoins.

Cuando se realiza una operación en bitcoins (pagos, cobros o inversiones) se requiere de una validación de la red que conforma este ecosistema. Para procesar esas operaciones se debe resolver una compleja ecuación matemática. La potencia para llegar a esa resolución es aportada por los mineros, que utilizan hardware y software especializados.

«A diferencia de la política monetaria de los países la de bitcoin es totalmente predecible y no puede ser modificada, lo cual incrementa su utilidad como reserva de valor en el largo plazo», expresa Diego Gutiérrez Zaldívar, presidente de la Fundación Bitcoin Latinoamérica y cofundador y CEO de RSK.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.