Se espera que en los próximos quince años la tierra sufra cambios climáticos considerables que nos colocarán en una nueva era climática. Las temperaturas podrían llegar a los 1,5 grados Celsius por encima de los registrados en la época preindustrial. Esto, según los umbrales marcados por el Acuerdo Climático de París, es considerado como un cambio crítico calificado de peligroso.

2

Benjamin Henley,  investigador de la Universidad de Melbourne en Australia, realizó un informe especial del IPCC (Panel Intergubernamental de Cambio Climático), en el que se pone como centro al calentamiento global.

La investigación midió la Oscilación Interdecadal del Pacífico que es un patrón de temperatura que posee el océano en sus distintas fases, frías y cálidas, y que además influye en los patrones climáticos a nivel mundial.

Desde el 2000 la Oscilación Interdecadal del Pacífico reveló encontrarse en una fase negativa, es decir, fría. Esto se da cuando las zonas tropicales están más frías en el océano Pacífico y esto hace que a temperatura global promedio sea menor.

Este efecto, según los entendidos en el tema, ayuda a contrarrestar los cambios negativos del calentamiento global. Esto tiene coherencia con los efectos que genera el calentamiento global a largo plazo.

El estudio llevó a que se pensara que se está por entrar en una fase positiva, es decir, cálida, la cual empeoraría la situación climática y fomentaría al calentamiento global que ya es impulsado por el hombre. Esto significa que el umbral de temperaturas aumentaría más rápido y que la fase positiva superaría a la negativa.

Según un estudio realizado por Henley y Andrew King, de la Universidad de Melbourne, el efecto negativo retrasaría el aumento de la temperatura global hasta el 2030. Pero si la situación continuara como la pronosticada para el 2025 ya se notarían los efectos de este fenómeno climático y se alcanzaría el límite de los 1,5 grados Celsius.

En relación con la situación actual, varios estudios sugieren que el pasaje de la etapa fría a la cálida ya se está dando. Sin embargo, varios científicos afirman que el pronóstico del umbral de temperatura no es tan preciso como parece ya que está sujeto a muchas variaciones, entre ellas la Oscilación Interdecadal del Pacífico.

Lo preocupante son las consecuencias que esto podría tener en el futuro ya que el aumento de la temperatura en todo el globo implicaría las lluvias extremas, la aparición de olas de calor o la sequía.

Se posiciona a la salida de los Estados Unidos del Acuerdo de París como uno de los factores que podrían contribuir a que se diera el pronóstico de manera más vertiginosa. En este sentido, se plantea la necesidad de considerar el cambio climático más seriamente y reducir las emisiones.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.