La compañía de la manzana mordida y Samsung desde los inicios se disputaron por el mercado. Parece que Apple, esta vez, ha ganado la batalla y Samsung deberá pagar 539 millones de dólares por copiar algunas patentes del iPhone. Este enfrentamiento termina luego de siete años de disputas.

Las copias se dieron sobre el primer modelo de iPhone. Desde el año 2011 ambas compañías se vieron sumergidas en batallas legales. Este 2018 la justicia ha dictado su sentencia: Samsung copió patentes y deberá pagar por ello.

En el año 2012 la cifra a manejar luego de un posible fallo de la justicia de los Estados Unidos era de mil millones de dólares y por más que los 539 sentenciados no sean una suma despreciable, nada tienen en comparación con los primeros y con los gastos que llevaron más de siete años de procesos.

Entre los factores de plagio se estima que para el año 2011 el efecto de rebote de la pantalla, por dar un ejemplo, era una característica de diseño que Apple guardaba para sí con recelo. La prueba está hoy, todos hacemos eso con los celulares sin importar su modelo.

La justicia de los EEUU determinó que la firma coreana no solo debe pagar los derechos del material plagiado, sino que también reintegrar económicamente por las ganancias que las copias dieron a la compañía.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.