Este comercial es un cobranding entre Crayola y Sally Hansen y se trata de una línea que evoca los emblemáticos colores de Crayola pero en esta ocasiones en lugar de crayones de cera, se pueden llevar plasmados en las uñas.

Crayola es una de las marcas con mayor reconocimiento a nivel global y se ha convertido en sinónimo de crayones en esta ocasión, la compañía fundada por Edwin Binney en 1885 y con sede en Forks, Estados Unidos,  se une en un cobranding con Sally Hansen a través de una colección de esmalte de uñas.

Esta colaboración con Sally Hansen se compone por 12 esmaltes con igual número de colores, y que forma parte de la colección Insta-Dri, de la marca de belleza estadounidense fundada en 1946. Como distintivo, está que el packagin del envase tiene diseños inspirados en los crayones.

Este, como todos los cobranding, buscan una relación win-to-win con la finalidad de reforzar el engagement y brand awareness de las marcas. En el caso de Crayola no es la primera vez que se relaciona con una marca de cosméticos, ya lo hizo el año pasado con Clinique que incluía lipsticks y chubby sticks.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.