El oro, la plata y el platino son los metales preciosos más conocidos, pero hay uno que es el más valioso del mundo: el rodio.

Una de las razones por las que no es tan popular, es porque su uso es frecuente en los catalizadores de gasolina de los autos para disminuir las emisiones tóxicas y en la industria espacial. Su precio ha experimentado un crecimiento espectacular del 265% en los últimos dos años y analistas de mercado dicen que podría seguir subiendo.

Hace una década, el precio llegó a un máximo de US$10.000 la onza (28 gramos), bajó casi a US$1.000 en un año, llegó al mínimo de US$639 en agosto de 2016 y hoy está a US$2.350.

Solo este año el precio del rodio ha crecido 37,7%, posiblemente por la preocupación que existe en la industria automotriz acerca del futuro en el mercado de metales del grupo del platino (al cual pertenece el rodio), debido a un recorte de la producción minera.

Este metal precioso, muy escaso en el mundo, tiene varios usos comerciales porque es un muy buen conductor de electricidad. El principal productor del metal es Sudáfrica y cada vez está más bajando su nivel de producción. Si bien, la oferta de rodio en el mercado disminuirá, la demanda seguiría aumentando.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.