En el mes de febrero las marcas quieren destacarse. Generar un mensaje claro y directo es el objetivo esencial. A través del ingenio y originalidad se trabaja para conseguir el mensaje más original. Para conmemorar esta fecha tan especial, haremos un repaso por los mejores y peores casos de publicidad para el día de los enamorados de los últimos años. Ponéte cómodo y observemos cómo han sido las propuestas de los creativos en este último tiempo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Cambio de paradigmas?

Existen muchos tipos de amor, aunque en San Valentín las marcas sólo suelen centrarse en uno. Es recordada la campaña realizada por  Land Rover apostando a otro tipo de historia:  4 amigos que reunieron dinero para comprar un Land Rover Serie 1 de 1957. Con él, vivieron muchas aventuras durante muchos años, pero con el paso del tiempo el estado del coche y sus obligaciones les hicieron tener que venderlo (con todo el dolor de su corazón). La marca se hizo cargo de la compra del vehículo para dar una sorpresa a los chicos. Una lovemark absoluta para estos 4 muchachos, que han conseguido recuperar una parte simbólica de todo aquello que fueron. Amor, al fin y al cabo.

Ficción y marketing

Al igual que la campaña de Land Rover, se hace cada vez más frecuente apelar a códigos audiovisuales provenientes de la ficción en publicidad. Esto genera una forma distinta de comunicar desde otro código pero con el mismo y claro mensaje: obtener el comportamiento deseado en el cliente.

La gama de helados Cornetto, que pertenece a la marca Frigo ha creado Cupidity, una serie de cortos ideada y desarrollada por MoFilm y cuenta con la colaboración de Ridley Soctt Associates para la marca Cornetto. Esta iniciativa cuenta cuatro historias de amor de ocho jóvenes y de unos cupidos que ayudan siempre a los enamorados a encontrarse.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.