Gran Bretaña busca acercarse a Estados Unidos, por lo que propuso minimizar su dependencia con China, y por lo tanto, su relación con Huawei

Debido al contexto mundial por la crisis sanitaria del Covid-19, Boris Johnson, el Primer Ministro británico planea reducir la participación de Huawei en la red 5G de Gran Bretaña. De esta manera le pide a los funcionarios que ejecuten planes para reducir la participación del país chino en la infraestructura británica.

Reino Unido tiene por objetivo ser más autosuficiente y no tener tanta dependencia de China. Además, busca mejorar sus conversaciones comerciales con Donald Trump, el presidente de Estados Unidos ya que las negociaciones con la Unión Europea son cada vez más difíciles por el Brexit.

Desde The Times, se informó que Johnson solicitó un proceso para minimizar la dependencia china y se ha instruido a los funcionarios para que elaboren un plan para reducir la participación de Huawei tan pronto como sea posible.

A fines de abril las autoridades británicas confirmaron que Huawei tendría un papel importante en la construcción de la red telefónica de 5G. A pesar de ello, ahora parece cambiar de opinión con la intención de acercarse comercialmente a Estados Unidos.

La decisión tomada por parte de Gran Bretaña surge un año después de que el gobierno de Estados Unidos aplicara restricciones a la tecnológica china, evitando así el uso de todos sus equipos. Asimismo, parece que Reino Unido cedió a las presiones establecidas por el gobierno de Trump y se prepara para retirar equipos de Huawei de su red 5G.

Los planes de Reino Unido pretender «reducir a cero» la participación del fabricante chino en el desarrollo de sus redes. Desde los medios se señala que los planes de Johnson consiste en dar un fin a la dependencia con el país chino en cuanto al suministro de insumos médicos y otras estrategias. Luego de que el país fue duramente criticado tras ser el primer epicentro del coronavirus a principios de año, y principalmente “por no haber sido transparente” al hablar del brote que se convirtió en pandemia, obligó a todos los países del mundo a mantenerse en confinamiento durante más de dos meses.

Por su parte, hace unos días atrás, Donald Trump firmó para extender la prohibición a las empresas estadounidenses de adquirir y utilizar dispositivos elaborados por tecnológicas extranjeras y que puedan suponer un riesgo para la seguridad nacional.

«La adquisición sin restricciones en Estados Unidos de tecnología o servicios de información y comunicación diseñados, desarrollados o suministrados por personas controladas o sujetas a la jurisdicción o dirección de adversarios extranjeros aumenta la capacidad de estos de crear y explotar vulnerabilidades en servicios o tecnologías de la información y de la comunicación con potenciales efectos catastróficos», señala Trump.

Por lo tanto, el presidente estadounidense ha ordenado que la «emergencia nacional», declarada el 15 de mayo de 2019, debe seguir en vigor durante un año más allá del 15 de mayo de 2020.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.