Primer Plano es un ciclo de entrevistas que busca analizar el mundo de los negocios, el poder y la economía. Teniendo como eje el impacto en nuestra sociedad, a través de entrevistas llevadas a cabo por el periodista Martín Sarthou, se busca conocer en profundidad a los máximos referentes de cada industria.

Rafael López, Gerente General de Bimbo Uruguay, compartió una instancia para la duodécima entrega de Primer Plano, donde conversamos sobre su acenso en el rubro, desde un pueblo pequeño en México hasta la Gerencia de una multinacional.

Martin Sarthou: Bienvenidos a Primer Plano, estamos con Rafael López, Gerente General de Bimbo Uruguay. Te damos la bienvenida, muchísimas gracias por tu tiempo.

Rafael López: Muchísimas gracias por la invitación, un gusto estar aquí contigo y con tu público.

MS: ¿Cuánto llevas en Uruguay?

RL: Un par de años acá en Uruguay, desde el primero de octubre de hace dos años.

MS: Mexicano de un pueblo cercano a Toluca, de un pueblo pequeño.

RL: Así es, de un pueblo pequeño llamado San Sebastián Buenos Aires en el norte del Estado de México, donde la capital es Toluca, a una hora y cuarto de la ciudad.

MS: Y de ese pequeño pueblo, con tus sueños, con tus aspiraciones y demás, ahora estás al frente de una multinacional en Uruguay, desarrollando una gran carrera. ¿Cómo fue ese camino?

RL: bueno es un camino donde hay muchas cosas por delante, pero sobre todo hay quien te brinda la confianza y como tú capitalizas esa confianza, con tus resultados primero, persistencia, disciplina y gusto por lo qué haces. Si no te gusta lo qué haces es complicado, y bueno, aquel chico que tenía ilusión en ese pueblito pasó a un pueblo más grande a estudiar el liceo, y ahí es donde se da cuenta que puede seguir estudiando y que se puede seguir preparando. Hasta que a la mitad de la carrera entro a Bimbo a hacer mi pasantía, llego al área de personal y relaciones, me realice el gerente personal Armando Cantú y me dice, te vamos a dar la oportunidad de tener una pasantía, esto es 6 meses. Después de 6 meses me dicen que si quiero ser trabajador de la compañía. La compañía se llama en México Parcel, y vendemos snacks. Curiosamente, ya en estos 18 años en la compañía, en el pan, llevo 3, 4 años, no muchos más. Siempre que he estado en otros negocios, lo cual te da oportunidad de conocer otros mercados, como el chocolate, las botanas, los productos saludables. Hace dos años estaba yo como director de ventas de canales especiales en Bimbo México y me ofrecen Uruguay y yo encantado de aceptar y bueno, acá, aceptando el reto.

MS: Más allá de lo que es Uruguay como país, que seguramente te ha recibido con los brazos abiertos, ¿como es para Bimbo el mercado uruguayo o cómo ven ustedes en Uruguay el desarrollo de potencial que puede tener una marca como Bimbo?

RL: El negoció del pan es un negocio empacado, en donde nosotros competimos, es un negocio que crece, donde también tenemos buenos competidores locales, pero nosotros llegamos aquí hace 11 años comprando al líder, que es icono de tradición y que nosotros seguimos conservando de esa manera. E incorporamos nuestro margen promocional Bimbo, con la cual tenemos todo el tema de la innovación, panes nuevos, y nosotros en esta innovación es cuando vemos que crece el mercado. Tu lanzas un producto nuevo l Mercado y ves que si tiene muy buena aceptación, como crece el mercado. Quién consume Bimbo, aquel que quiere un pan más suave, de más calidad, y nos da su preferencia, pero el crecimiento, por ejemplo en el pan vital, semillas que tiene otras cualidades, tiene otro packaging, va para otro estilo de público, lo lanzamos como un pan para un segmento de Mercado y hoy nos da la sorpresa de que está en el top 5 de la compañía.

MS: Acerca el cliente a un pan más del hogar, un concepto hogareño.

RL: Exactamente, y además, creemos que hoy el consumidor… si nosotros nos recordamos cuando hace 20 años veías una góndola y había pan blanco y pan integral. Hoy te paras en una góndola y puedes encontrar 18 distintos tipos de panes, con sal, sin sal, con semilla, sin semilla, el blanco, el integral, porque el consumidor se ha vuelto mucho más exigente. Nosotros tenemos el gusto y la obligación de ir a esa vanguardia, buscando innovación, buscando esos nuevos productos que los den y nos sigan dando la preferencia de nuestros consumidores.

MS: Hablando de vanguardia, pero esto lleva al terreno tecnológico, como están viviendo el fenómeno de la automatización de los procesos productivos que avanzan a velocidades increíbles y que nadie puede estar amenos a estudiar cómo funcionan ¿como se está preparando Bimbo o como ya ha descubierto la tecnología?

RL: Curiosamente te puedo platicar de un proyecto muy bonito, que estamos haciendo como grupo en una fábrica que se llama moldex. Ahí estamos desarrollando tecnología de punta, proyectos como Autos eléctricos sustentables. Estamos desarrollando toda una serie de tecnologías que nos pueden estar generando ventaja competitiva. Así como creamos en USA un segmento de la empieza que se llama acelerada, que es donde estamos adquiriendo tecnologías. Si nosotros compramos una empresa que es muy buena en la distribución por medio de tecnología. Su primer cliente somos nosotros, y así hacemos crecer esa compañía pero no empezamos de cero. A prueba y error como hemos dicho con muchas cosa o con esa ventaja competitiva. Como lo estamos trayendo al Uruguay, esos proyectos tienen que madurar, maduran en otros mercados, y nosotros hoy tenemos acá dos, tres pruebas. Pero el grupo aprueba a nivel mundial. Afortunadamente hasta hace unos meses tenía 21 países, ahora tiene 32 países donde puedes decir: esta prueba va para Argentina, está va para Chile, está va para Uruguay y así poder con pruebas maduras tener una implementación exitosa.

MS: Volviendo al mercado uruguayo, pero ahora en términos de seguridad jurídica, reglas del juego, relaciones laborales, relaciones con los sindicatos, ¿con qué tipo de mercados se han encontrado?

RL: Si bien la situación del país es un tema generalizado, hoy tenemos una situación sindical que tenemos nosotros, la tienen otros competidores, la tiene todo el mercado. No es exclusiva de que Bimbo tiene esta dificultad. Pero nosotros somos respetuosos de la forma de pensar y de proceder de los gobiernos y de los países a donde llegamos, nosotros tenemos que llegar a competir con las reglas del juego que tenemos. O sea, el ser una multinacional, si un día el gobierno te cambia las reglas del juego, nosotros somos los primeros que nos adaptamos a las nuevas reglas y nos mantenemos a la vanguardia para respetarlas. Es lo que nos caracteriza como empresa, somos una empresa, si tú quieres, conservadora en este tipo de temas pero siempre trabajando. Ahora, lo fuerte también que tenemos como empresa es que somos una empresa que quiere ser altamente productiva pero también plenamente humanos. Parecieran dos cosas que no se parecen, son polos opuestos. Don Lorenzo, el fundador de esta empresa, decía: la empresa es su gente, no son los fierros, no son los galpones, es su gente, nosotros nos debemos a la persona. Entonces, con esa filosofía, somos y tratamos de ser lo más cercanos posibles a nuestros colaboradores y llevar la relación laboral con los dos sindicatos de la mejor manera. Pero lo hacemos aquí y lo hacemos en Argentina, lo hacemos en México, lo hacemos en Canadá y en todas las partes donde hoy estamos llegando. Hace un par de meses se adquiere la empresa East Balt, que nos ubica en 9 países más en donde antes no estábamos, para nosotros es un reto. Esta empresa crece y te enfrentas a nuevos mercados, a nuevas formas de gobierno, a temas políticos, a temas económicos, pero cuando estás compitiendo en un mercado global son las reglas del juego para las multinacionales.

MS: ¿Desafíos o nuevas oportunidades de negocios acá en Uruguay para el grupo Bimbo, más allá de los productos que ya están instalados?

RL: Yo creo que una gran oportunidad que tenemos es aprovechar productos diferenciados que hoy tenemos, hoy tenemos un icono uruguayo que es el Ricardito. Todo aquel que prueba el Ricardito dice wow, que producto. Entonces, nosotros con los colegas argentinos, que es un tema más rioplatense, este año le dimos un muy fuerte enfoque para tratar de llevar el Ricardito a la Argentina, y qué sorpresa, terminamos vendiendo 2 millones de Ricardito a en Argentina. Igual, llegué al Mercado y dije esto es un súper producto. Entonces, con ese producto, con esa fuerza de producto, nosotros también en el mercado local hemos tenido un relanzamiento del producto, y en dos años duplicamos la venta.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.