Se llevó a cabo el primer juicio contra el fabricante automovilístico alemán, Volkswagen, por la manipulación de las emisiones contaminantes de vehículos con motores diesel que se descubrieron en septiembre de 2015.

Tres años después de que estallara en Estados Unidos el escándalo del dieselgate de Volkswagen, el mayor fabricante de automóviles del mundo, se ha enfrentado a su primer juicio por el caso del software que alteraba las emisiones de motores diésel.

En el juicio, un grupo de accionistas de la compañía, agrupados en un proceso similar a una demanda colectiva, reclaman indemnizaciones por daños y perjuicios de unos 10.500 millones de dólares, aproximadamente, porque consideran que Volkswagen informó demasiado tarde al mercado de la manipulación devaluando el valor de la compañía y haciéndoles perder dinero.

Según el tribunal, Martin Winterkorn, consejero delegado del grupo VW, tardó en eliminar el dieselgate pese a conocer el fraude dos meses antes de que saliera.

El escándalo de la manipulación de emisiones estalló el 18 de septiembre de 2015 y tan solo dos días después las acciones de Volkswagen habían perdido un 40%de su valor. Según la ley alemana, las noticias que pueden influir en el valor de una empresa que cotiza en la Bolsa deben publicarse de inmediato, una obligación que Volkswagen no respetó, según el abogado Andreas Tilp, que representa a los inversores que han llevado a cabo la demanda.

El grupo VW ha desembolsado 32.100 millones de dólares en en multas, sanciones y compensaciones hasta el momento. Además, el grupo sabe que todavía no tiene encausado el caso, dado que en el primer semestre de este año la empresa gastó 1.913 millones de dólares para los costos originados por el dieselgate desde que estalló la polémica.

La  manipulación de los autos afectó a 11 millones de vehículos con motor diésel que habían sido vendidos entre 2009 y 2015 en todo el mundo, y tras hacerse público el escándalo en Estados Unidos, como parte de un acuerdo global, en el país ofreció una compensación en forma de vales por 1.000 dólares a los afectados.

Aunque Volkswagen ha dicho que solo unos pocos ingenieros organizaron el engaño sin el conocimiento de sus superiores, es posible que el rol que jugó Martin Winterkorn, que permaneció al frente del grupo desde 2007 hasta 2015 cuando presentó su renuncia al cargo, sea investigado a lo largo del proceso, aunque muchos empleados de la compañía dicen que Winterkorn estaba en conocimiento mucho tiempo antes de que todo saliera a la luz

Por otra parte, en tanto a indemnización,  los abogados de los inversores demandantes no creen que se pueda alcanzar los 10.500 millones de dólares que se reclaman. Sobre todo, porque el juez todavía no ha establecido un calendario de actuación.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.