A Facebook le sigue Twitter como la segunda red social más bloqueada, por delante de Youtube y Pinterest. Te explicamos por qué esta práctica es algo bastante inútil.

Según la revista española Forbes, cada día son más las personas que trabajan de cara a un ordenador, por lo que las redes sociales están sumamente presentes en la oficina. Sin embargo, uno de cada cinco jefes bloquean el acceso a Facebook en el trabajo, ¿es esto útil?

La prohibición de redes sociales en el trabajo no aumenta la producción y rendimiento del empleado, sino más bien todo lo contrario, ya que ningún empleado pasa concentrado por completo las ocho horas de trabajo. Para mantener la energía se necesitan pequeños descansos que revitalicen nuestro rendimiento, y Facebook funciona así a la perfección. Es el antiguo cigarrillo que se usaba para desconectar –pero para gente más salubre-.

oficina

Además, los nuevos empleados están acostumbrados a vivir conectados a esta red, por lo que prohibirles su entrada a la misma puede ser visto como un signo de autocracia y falta de practicidad. Por otro lado, el mensaje que desprendes cuando prohíbes el uso de RRSS es de desconfianza hacia tus empleados, ¿crees que esto será productivo?

Asimismo, se altera el equilibrio en el lugar de trabajo. ¿Por qué? La producción es cuestión de equilibrio, entre un break y un papeleo que requiere toda tu atención. Para muchos, comprobar qué ocurre en su entorno virtual es una forma de desconexión totalmente válida.

Por último, Facebook es una fuente de inspiración. Allí están latentes todos los contenidos y las noticias de actualidad que interesan a tus consumidores, ¿por qué no dejar que tus empleados aprovechen esta herramienta?

Fuente: Forbes

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.