Indra Nooyi, la CEO de PepsiCo aún no ha terminado y antes de dejar su puesto a fines de este año, anuncia que Pepsi comprará SodaStream, una de las marcas de agua con gas más importantes del mundo.

Pepsi comprará SodaStream, el popular fabricante de máquinas de carbonatación doméstica, por $ 3,200 millones, mientras el gigante de las bebidas extiende su apuesta a productos que no son refrescos azucarados, con el objetivo de reforzar las metas de Pepsi de dirigir firmemente a la compañía hacia ofertas más saludables de bocadillos y bebidas.

Según los términos del acuerdo, PepsiCo pagará $ 144 por acción, casi un 11 por ciento más que cuando las acciones de SodaStream cerraron el viernes. Además comprar SodaStream trae una gran ventaja: le daría a PepsiCo una manera de abordar las preocupaciones de los consumidores sobre la proliferación de plástico desechable, incluso en envases de bebidas.

La transacción anunciada el lunes, la mayor de PepsiCo en años, también le da a la compañía otra fuente potencial de ingresos: recargas de jarabes con sabores y gas dióxido de carbono. Y es así como la compañía intentará hacer un trabajo que su gran rival, Coca-Cola, no pudo hacer hace cuatro años.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.