Uno de los mayores estudios genéticos realizados hasta la fecha,  ha identificado 1.271 variantes genéticas asociadas con los años que una persona permanece escolarizada.

Científicos de más de 200 instituciones ha realizado el estudio genético más grande que se haya publicado en una revista científica, el estudio arrojó que hay  más de mil variaciones en genes humanos que influyen en la cantidad de tiempo que la gente permanece en la escuela. La escolaridad se ha vuelto importante porque está vinculada con muchos otros aspectos de la vida de la gente, entre ellos sus ingresos cuando son adultos, su salud en general e incluso su esperanza de vida.
Tras examinar la composición genética y el historial educativo de más de un millón de personas de 15 países europeos. Los resultados del estudio demuestran que 1.271 variaciones del ADN están asociadas a los años de escuela que completa un individuo, incluidos los genes relacionados con el desarrollo cerebral y la comunicación neuronal. Técnicamente el rendimiento escolar es, en palabras de científicos, “moderadamente heredable”.

“Tener un contador poligénico bajo no significa que alguien no logre un alto nivel de educación”, explica el sociólogo Robbee Wedow, quien precisa que elementos como la ambición, la situación familiar, el estatus socioeconómico y otros factores desempeñan un papel más importante que los genes. Un marcador poligénico es un fenotipo influenciado por más de un gen y  capaz de predecir más del 11% del éxito educativo entre individuos, según el estudio.

Uno de los mayores estudios de genética humana realizados hasta la fecha conocido como Metanaálisis  identificó así tres fenotipos que están altamente correlacionados genéticamente con el logro educativo: el rendimiento cognitivo, capacidad de autoevaluación matemática y la culminación de la clase de más alto nivel de matemáticas.

Cabe destacar que todos los participantes del estudio fueron personas blancas y de ascendencia europea. Los científicos defendieron este hecho bajo el argumento de que era necesario conseguir una muestra muy grande pero a la vez homogénea, con el fin de maximizar las probabilidades de descubrir vínculos genéticos. Es más, cuando se aplicaron las mismas variantes en la población afroestadounidenses, las predicciones fallaron.

Los científicos también descubrieron que los genes no tienen un efecto uniforme ya que las influencias de los genes varían de un país a otro pero, los investigadores no pudieron determinar la causa de estas diferencias.

 

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.