Un estudio realizado a 1.500 consumidores en Reino Unido investigó la influencia de los envases (packaging) en las compras de todos los días, y se encontró que una de cada seis personas creen que la botella de Coca Cola es la marca más identificable en términos de embalaje.  Incluso si le quitamos su clásico logotipo, o si la bebida brilla por su ausencia: su packaging sigue siendo el más reconocible para los consumidores.

Crédito de la imagen: © DavidMartynHunt (Flickr CC)La investigación, encargada por los organizadores de eventos Easyfairs, muestra las diez grandes marcas que dominan en el Reino Unido en términos de formas y colores. La popular barra triangular de Toblerone quedó en segundo lugar, mientras que tarro de la pasta de untar Marmite, muy reconocible por su peculiar contorno redondeado, quedó en tercer lugar.

Los más jóvenes también tienen sus preferencias: uno de cada cinco Millennials eligió la botella de Coca-Cola como el producto más reconocible. La  cilíndrica e icónica latita de Pringles quedó en segundo lugar.

Alex Center, Director de Diseño en The Coca-Cola Company, dijo: “El packaging siempre fue el centro de la marca Coca-Cola. Nuestra botella es nuestro producto más visible y más valioso. Los anuncios en la televisión, en Internet o en la vía pública siempre serán importantes; pero no hay nada como la sensación de una botella de Coca-Cola fría en la mano. Ese es el último diseño de la experiencia del consumidor”. 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.