Cada año el Concurso Escolar de Inca, iniciativa de la empresa del grupo AkzoNobel, y el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), busca fomentar la creatividad de los niños instándolos a imaginar soluciones sustentables y coloridas para mejorar su entorno.

Escuelas ganadoras del 33 Concurso Escolar de Inca

El concurso, que convoca a alumnos de 4°, 5° y 6° año de las escuelas públicas de todo Uruguay, otorga 500 litros de pintura a cada uno de los más de veinte centros educativos ganadores y una estadía de cuatro días en la Colonia Escolar Nº 261 de Malvín, en Montevideo, para los creadores de la obra y sus compañeros.

En su 33ª edición, la competencia artística estuvo centrada en las plazas públicas, esos espacios donde grandes y chicos se encuentran, realizan deportes y actividades recreativas. Bajo la consigna “Pintemos la plaza más divertida de todas”, se convocó a los pequeños a elegir una de ellas, imaginar y plasmar en sus obras alternativas para hacerla más colorida y disfrutable para todos.

Más de cien escolares de los centros educativos galardonados, fueron recibidos en la ceremonia de premiación por las autoridades de Inca encabezadas por su gerente de Comunicaciones y Asuntos Públicos, Mag. Veronica Araujo, y por la directora general del Consejo de Educación Inicial y Primaria, Maestra Mag, Irupé Buzzetti.

“Cada uno de los 33 concursos escolares que hemos realizado nos confirma el cariño de los niños por su comunidad, su interés en transformar el entorno, su creatividad y su enorme potencial artístico. El cuidado en los detalles de sus obras artísticas para mostrar sus plazas como un espacio lleno de color nos impresiona y nos impulsa a continuar promoviendo esta propuesta, que los vuelve protagonistas de los cambios sustentables que se necesitan”, afirmó Araujo.

Por su parte, Buzzeti señaló que “la escuela y la plaza del barrio son mojones en la vida de las personas. En este 2017 logramos hacer reales nuestros sueños de imaginarlas con los mejores colores del arcoíris. Gracias Inca, por darle alegría al lugar que habitan los niños y niñas de nuestro país”.

Desde su origen en 1984, el Concurso Escolar, que forma parte de la iniciativa global Human Cities (Ciudades Humanas) de AkzoNobel, ha reconocido el trabajo de más de 4.000 niños y entregado cerca de 380.000 litros de pintura, contribuyendo al reacondicionamiento de 759 escuelas en todo Uruguay.

Las obras del 33º Concurso Nacional Escolar de Expresión Plástica pueden ser apreciadas en el Centro Cívico de Costa Urbana Shopping hasta el 30 de noviembre de lunes a viernes de 09:00 a 18:00 horas, sábados y domingos de 15:00 a 18:00 horas.

Jurado -- Roxana Alves, Gabriela Beceiro, José Gómez Rifas, Soraya Olivera

La historia de una de las escuelas ganadoras

“Me gustaría ver a mi escuela pintada de color naranja y violeta”, dijo sonriente Gabriel Méndez, alumno de la Escuela N° 7 del paraje Paso del Bote, ubicado al oeste de Los Cerrillos, departamento de Canelones. Tiene diez años, cursa cuarto grado y es uno de los más de 100 niños ganadores del Concurso Escolar de Inca, que este año celebró su 33ª edición.

La Escuela N° 7 de Paso del Bote, a la que asiste Gabriel, es la más antigua del departamento de Canelones, lo que la vuelve un centro de referencia cultural muy apreciado por la comunidad, aspecto que se vio reflejado en la colorida obra que los niños presentaron al concurso, y que les mereció el premio.

Utilizando materiales como tapitas, papel de diario, maderas, polifón, alambre, espuma plast y goma Eva, Gabriel y sus compañeras Nicole Tejera, de quinto y Wendy Díaz, de sexto grado, crearon una colorida maqueta de la plaza de Los Cerrillos, el centro urbano más próximo a su escuela, emplazada en una zona rural donde suelen concurrir en primavera a remontar cometas.

“Hicieron una obra muy interesante centrados en la temática de una plaza integradora. Somos una escuela inclusiva, tienen un compañero con autismo, entonces ese tema para ellos es importante. Aparecen en el trabajo personas en silla de ruedas y juegos especiales, porque les interesaba recrear un lugar en donde todos pudieran divertirse. Otra de las cosas que plasmaron en su trabajo fue el cuidado del medio ambiente y la gestión de la basura, trabajado en clase, colocando recipientes para ese fin. La obra además de colorida tiene muchos árboles porque ellos son niños acostumbrados a lo natural”, señaló la maestra Rosana Montero.

Una de las principales motivaciones de los alumnos para presentarse al  concurso de Inca fue la posibilidad de pintar su escuela. “La maestra nos avisó por Whatsapp que ganamos y no lo podíamos creer”, contó Wendy. “Cuando ganamos festejamos con todos los compañeros de la escuela”, añadió Nicole.

En esta oportunidad el sueño de los niños de la escuela de Paso del Bote y de todas las escuelas ganadoras se hizo realidad y recibieron sus premios, que además del paseo a Montevideo y la pintura para el centro de estudios, incluyó un kit de vestimenta, calzado, una mochila y materiales didácticos para cada uno de los participantes.

Mario López Assandri, Irupé Buzzetti, Pablo Caggiani, Verónica Araujo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.