Nadie es perfecto, y menos Netflix. Esta semana, la marca protagonizó uno de los “pifies publicitarios” más importantes de los últimos tiempos, colocando una enorme pancarta en Alemania con un dedo humano cortado en pedacitos, para promocionar la nueva serie Santa Clarita Diet. El dedo está aderezado igual que el “currywurst”, una salchicha sazonada con curry que causa furor en el país germano.

netflix-3

Una imagen no apta para marketeros sensibles.

 

Las críticas no se hicieron esperar y en pocas horas, el organismo encargado de autocontrol publicitario en Alemania recibió más de 50 quejas sobre el anuncio. La portavoz de esta organización, Anne Grote, comentó que la mayoría de las quejas hablan de lo “repugnante” y “terrorífico” del enorme cartel, que al parecer está causando estragos en los estómagos de los transeúntes.

¿Y que pasó después? El organismo se puso en contacto con Netflix para advertirle sobre las quejas y -por suerte para los alemanes- la compañía resolvió retirar su controvertida “versión gastronómica” del famoso currywurst. No es la primera vez que la empresa de streaming -tan alabada por sus aciertos publicitarios- se equivoca en una campaña. No olvidemos algunos errores míticos, como la filtración de temporadas completas por error para promocionarlas (como pasó con House of Cards, por ejemplo), o sus encontronazos con Televisa el año pasado.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.