El presidente de los Estados Unidos arremete de nuevo contra la estrategia de subida de tipos de interés del banco central estadounidense tras el mayor desplome bursátil en meses.

Wall Street tuvo el miércoles una drástica caída precipitada por el desplome de los valores de tecnología en un contexto de fuerte alza de los intereses de la deuda estadounidense.

El 5 de febrero el índice Dow Jones, el principal indicador de Wall Street, había sufrido la mayor caída en puntos de toda su historia, con un retroceso de 1.175,21 unidades. Pero en la jornada de ayer la historia dio un vuelco ya que el índice Dow Jones bajó 3,15% a 25.598,74 puntos, lo que transforma a el miércoles 10 de octubre en la peor sesión desde febrero; y el S&P 500 se replegó 3,27% a 2.786,23 unidades, según los valores definitivos de cierre.

Las pérdidas se extendieron a varios sectores; especialmente en el tecnológico con Amazon y Microsoft perdiendo 6,2% y 5.4% respectivamente. Apple, Boeing, Nike y Visa cayeron más de 4% mientras que las industriales Caterpillar y 3M bajaron casi 4%.

El mercado bursátil quedó bajo presión desde que la semana pasada la tasa de rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años superó el 3%. Ese movimiento generó temores de recalentamiento de la economía, mayor inflación y una política monetaria con tasas de interés más elevadas.

Otro de los factores influyentes es que, la caída de Wall Street, se produjo un día después de que el FMI recortó sus expectativas de crecimiento de la economía mundial debido a las peleas comerciales y la debilidad de algunos mercados emergentes.

Pero sin dudas que lo que más les molestó al presidente Donald Trump fue lo de los bonos de la Reserva y no tuvo pelos en la lengua para mostrar su descontento. Trump dijo en la jornada de ayer que, la Reserva Federal (Fed) “se ha vuelto loca” al aumentar demasiado las tasas de interés.

El presidente de EE UU cree que la Fed “está yendo demasiado rápido” con la subida de tipos y considera que la baja inflación en principio le da margen para ir con más calma.

En septiembre, la Fed subió los tipos de interés en 25 puntos básicos al rango de entre 2% y 2,25%, dentro de su programa de ajuste monetario “gradual” ante la buena salud de la economía estadounidense, en lo que supone el tercer alza de 2018.

Trump ya había criticado hace dos semanas, la tercera subida de tipos de interés en lo que va de año, que los situó entre el 2 % y el 2,25 %, lo que puso el precio del dinero en su nivel más alto desde 2008.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, intentó el miércoles restar peso a la caída bursátil y subrayó que “la base y el futuro de la economía de EEUU siguen siendo increíblemente fuertes”, al destacar el bajo desempleo y los recientes recortes de impuestos a las empresas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.