El recién lanzado EQS es uno de los autos eléctricos más ambiciosos de los últimos tiempos

El director ejecutivo de Mercedes-Benz, Ola Källenius, cree que este suntuoso automóvil no solo se convertirá en un éxito de ventas por sí mismo, sino que también estimulará las ventas del resto de su gama eléctrica, de la cual es el máximo representante.

La compañía decidió que el vehículo se convertirá en el primer integrante de la gama eléctrica EQ en llegar al mercado estadounidense, uno de los más importantes del mundo: allí no se comercializan ni la furgoneta EQV ni los SUV EQA y EQC a pesar de que los todocaminos son enormemente populares en Norteamérica.

«El Clase S es un símbolo de la marca y eso nos ayudará a crear el impulso que necesitamos para esta década. Comenzamos con el buque insignia y mostramos cómo se ve una arquitectura dedicada al lujo, y dado que estamos restringidos en términos de entregas de todos modos, no importa desde el punto de vista del volumen. Entonces, comenzaremos con el EQS, que era el deseo del mercado».

«No se trata de crear un producto de halo. Se trata de dar un primer paso. Estamos subiendo la apuesta por el lado del producto y estamos en un camino muy acelerado», ha explicado el ejecutivo durante una reciente entrevista, dejando claras las elevadas expectativas de la empresa.

Hoy en día se comercializan dos únicas versiones del EQS, el 450+ y el 580 4MATIC. El primero equipa un único motor de 333 CV (245 kW) y 568 Nm, es tracción trasera y puede hacer el 0 a 100 km/h en apenas 6,2 segundos, con una velocidad punta limitada electrónicamente a 210 km/h. Gracias al uso de un pack de baterías de 107,8 kWh, homologa una autonomía máxima de 784 km WLTP.

El EQS 580 4MATIC, el tren motriz está formado por dos motores, uno en el eje anterior y otro en el posterior, por lo que tiene tracción total. Su potencia máxima es de 523 CV (385 kW), mientras que el par se sitúa en 855 Nm, siendo capaz de completar el 0 a 100 km/h en 4,3 segundos. La velocidad punta y la capacidad de las baterías son idénticas, no así la autonomía máxima, que cae a 676 km WLTP.

Ambos se pueden cargar a potencias de hasta 200 kW en corriente continua, algo que permite al EQS recuperar un máximo de 300 km de alcance en apenas 15 minutos. Conectado a una estación capaz de entregar dicha potencia, apenas se demora 31 minutos en pasar del 10 al 80% de carga.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.