La investigación local, desarrollada por Dove Uruguay a través de Id Retail, arrojó que solo 3 de cada 10 jóvenes considera que su autoestima es muy fuerte.

Solo tres de cada diez niñas y adolescentes comprendidas entre los 10 y los 17 años de edad considera que su autoestima es muy fuerte, el 63% de las jóvenes no se sienten atractivas y el 45% declara haber sido víctima de algún tipo de burla, siendo en un 85% de los casos vinculadas a su apariencia física.

Esos son algunas de las conclusiones a las que arribó una investigación local impulsada por Dove Uruguay, apoyada por el Carolan Research Insitute y realizada por Id Retail, en el marco de la misión social de Dove por la belleza real y la ambición de liberar a las nuevas generaciones de estereotipos de belleza.

El trabajo se basó en participantes de 10 a 17 años de la ciudad de Montevideo y constó de tres etapas: 15 entrevistas en profundidad, 12 grupos de discusión, 400 encuestas a chicas y sus padres. Todos estos datos fueron segmentados por edad y abarcaron todos los niveles socioeconómicos.

La investigación tuvo por objeto entender la realidad de las jóvenes en torno al vínculo con su apariencia, si tienen una relación sana con su cuerpo y cuáles son las variables que condicionan la construcción de una autoestima fuerte.

Se trata de un desafío creciente en una sociedad que sobrevalora la imagen y privilegia una noción de belleza idealizada. Tener una firme confianza en la apariencia física es un paso importante para afianzar la autoestima. Cuando las jóvenes se limitan por la forma en la que creen que se ven, pierden oportunidades, y la sociedad también.

De hecho, el estudio arrojó que el 43% cree que debería tener menos peso para lograr un cuerpo ideal y apenas 4% declaró que le gusta su cuerpo.

Como consecuencia de este autoconcepto, el 40% de las chicas evita usar ropa que le gusta porque siente que no le quedaría bien, un 28% evita mostrar fotos que revelen alguna parte de su cuerpo y el 23% declara haber dejado de ir a la playa o piscina porque se sentía incómoda con su aspecto.

El documento destacó la importancia superlativa de estos temas en plena adolescencia, tiempo clave en la construcción de la identidad, una etapa que los adultos debemos hacer el esfuerzo por entender profundamente ya que la adolescencia tal como la conocemos hoy no existía. La baja autoestima en las jóvenes las frena de hacerse valer. Un débil nivel de confianza corporal no permite que las chicas se vuelvan miembros seguros de sus comunidades e interfiere en sus sueños.

El estudio también profundizó en el papel que las redes sociales cumplen en la construcción de autoestima de niñas y jóvenes y manifestó que son determinantes en el desarrollo de vínculos y en la conquista de la aceptación entre sus pares. Para las chicas, el éxito social está asociado al mundo virtual y es medido en la cantidad de “me gusta”. Hoy en día, la chica popular es la que ostenta las mejores fotos y tiene la mayor cantidad de seguidores.

El conocimiento de los adultos responsables respecto a la autopercepción de las niñas y jóvenes a su cargo también formó parte de la investigación, arrojando que el 44% cree que sus hijas tienen una autoestima más fuerte de la que ellas mismas declaran. Se destaca también que la mitad de las chicas que sufrió hostigamiento de algún tipo no se lo contó a sus padres. Entre aquellas que hablaron del tema, se desprende que un 64% lo hizo porque las agresiones fueron reiteradas.

La investigación concluyó que abordar estos temas en ámbitos familiares, educativos y sociales, es fundamental para dar soporte a las jóvenes, que en uno de cada cuatro casos declaran que desearían respetarse más a sí mismas.

Promover charlas honestas y profundas parece ser el camino, ya que el 77% de las jóvenes que han recibido ayuda de adultos declaran que la situación mejoró. Esto pone el protagonismo en educadores y adultos referentes en general, especialmente padres y madres, quienes en un 96% declaran realizar alguna acción frente a situaciones de burla, siendo esa acción en el 66% de los casos hablar con su hija.

Para facilitar y promover que estas conversaciones difíciles se aborden con seguridad y propiedad, Dove pone a disposición múltiples herramientas como talleres, guías y artículos que pueden consultarse o descargarse en su web Dove.com.uy/Autoestima

El estudio tiene el apoyo de la Intendencia de Montevideo y fue respaldado por el C.R.I., fundación americana que promueve la investigación sobre comportamientos humanos a través del modelo desarrollado por la investigadora Geraldine Fennell.

Además, resultó de interés académico para GIKA Latam y cuenta con la colaboración de Fernando Fastoso, investigador especializado en autoestima de la University of York, UK.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.