Muchas veces las marcas vuelven a utilizar estéticas viejas, como un  packaging o un logo que ya fue utilizado años atrás, con el fin de generar empatía en la gente al recordarlo. El marketing de nostalgia busca generar esa sensación de seguridad, ante algo ya conocido hace años, e incluso cariño. Porque si bien un logo antiguo puede que no tenga un valor sentimental en sí, recordar algo que parecía olvidado puede despertar esa sensación de sentirse jóvenes de nuevo, además de venir con recuerdos ligados a ese tiempo en particular.

El marketing de nostalgia puede ser aplicado a productos o servicios, de cualquier industria, desde calzado y alimentos, hasta cine, televisión y música, por mencionar algunas, y es usada tan frecuentemente que incluso en ocasiones no la notamos. Un ejemplo es la serie Vinyl, producida por HBO, junto a Martin Scorsese, Mick Jagger, y Terence Winter, que está ambientada en los años 70.

Otro claro ejemplo dentro del ámbito del cine  es una de las marcas más redituables de toda la historia, Star Wars, que con su Episodio VII, la franquicia regresó para revivir sus millones de fans que recorren tres décadas, así como para conquistar a nuevas generaciones. Hasta el momento lleva recaudados más de 916 millones en taquilla, según datos de Box Office Mojo.

Es un hecho que hay películas que marcan ciertas épocas, por eso marcas como Toyota, Pepsi y Nike tomaron ventaja de esto cuando Volver al futuro se reestreno el año pasado. Toyota realizó un comercial con sus protagonistas, Pepsi y Nike lanzaron ediciones especiales de la botella y tenis que salen en la película.

La publicidad y el marketing usan este tipo de estrategias de forma frecuente utilizando tipografías retro para apelar a la nostalgia, ya que por mucho que nos gusten los avances tecnológicos a todos nos gustaría saber cómo hubiera sido vivir en otra época, porque tendemos a idealizar el pasado. La estética retro vende y está por todas partes.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.