Zuckerberg acordó una nueva reunión con activistas sobre las políticas de contenido del gigante de las redes sociales y prometió resistir la presión de un boicot de anunciantes

Mark Zuckerberg, el fundador y director ejecutivo de Facebook, aceptó reunirse con grupos de activistas que organizaron un boicot masivo contra la compañía, y donde varias empresas retiraron publicidad de la red social.

De acuerdo con un portavoz de la compañía, citado por Bloomberg, Facebook contactó la semana pasada con los activistas para organizar una reunión con la directora de operaciones de la empresa, Sheryl Sandberg, y el jefe de productos, Chris Cox, mientras que los promotores del boicot pidieron que Zuckerberg también tomara parte en las negociaciones.

«Desde entonces, hemos confirmado que Mark puede unirse», indicó el vocero, agregando que Facebook «está esperando la respuesta y espera con interés la oportunidad de continuar el diálogo».

La noticia de la reunión llega en medio de la presión acentuada sobre la red docial para reprimir contenidos que promueven el racismo y la violencia.

Por su parte, Zuckerberg dijo durante una reunión con empleados de Facebook esta semana que no es probable que el boicot tenga un impacto importante y que la mayoría de los anunciantes “volverán a la plataforma”, según señaló The Information y confirmó AFP.

El CEO de Facebook reiteró que no modificará su política que se sustenten en “amenazas” y dijo que siempre hará “lo correcto” para la comunidad de la firma.

No vamos a cambiar nuestras políticas o enfoques en ningún terreno debido a una amenaza sobre un pequeño porcentaje de nuestros ingresos o sobre cualquier porcentaje de nuestros ingresos. Haremos lo que creemos que es correcto y servirá mejor a la comunidad.

De esta forma, diversas empresas declararon que retirarían anuncios de Facebook como parte de un boicot organizado por grupos de derechos civiles, entre ellos, la Liga Antidifamación (ADL, por sus siglas en inglés), NAACP, Color of Change y otros.

Su campaña #StopHate4Profit alienta a las compañías a retirar sus anuncios de Facebook específicamente, porque alegan que la compañía amplifica las voces de supremacistas blancos y no hace lo suficiente para detener la propagación del discurso de odio.

Más de 650 anunciantes se han sumado a un boicot a Facebook con ese objetivo, incluidos ocho importantes bancos canadienses que este jueves se unieron a la lista de empresas que usarán su poder para exigir a la red social mayores controles ante contenidos racistas y de odio. Entre las compañías que se unieron a la iniciativa se encuentran Adidas, Ford, HP, Unilever, Coca-Cola y Starbucks.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.