Cuando el ser humano creía haber descubierto casi todo sobe su propia existencia, los avances en estudios científicos llevaron a confirmar su equivocación. Recientemente un grupo de investigadores de la University School of Medicine de Nueva York descubrieron algo sorprendente.

Durante el último tiempo se creyó que el tejido conectivo estaba formado por una densa capa. Lo cierto, es que en realidad este tejido que se sitúa debajo de la superficie de la piel y recubre los pulmones, las arterias o las venas, está compuesto por pequeños compartimientos interconectados de líquido.

El objetivo de este tejido es evitar que los órganos, los músculos o los vasos se dañen al contraerse o bombear. Apoyados por una red de proteínas el tejido se compone por colágeno y elastina generando una capa al mismo tiempo flexible y fuerte.

Este nuevo descubrimiento sirve de explicación para muchos misterios médicos, entre ellos, por qué el cáncer se propaga más rápido por este tipo de tejidos: es sencilla la respuesta porque se forma una carretera de fluido que le otorga mayor movimiento.

Los investigadores establecen que probablemente el descubrimiento no se halla hecho antes debido a los métodos de investigación utilizados. Existe cierta tendencia a examinar el tejido fijo bajo un microscopio.

En este espacio residen células importantes en el desarrollo humano, por ejemplo, aquellas que contienen colágeno, las cuales producen cambios en la piel con la edad, por dar un ejemplo.

El grupo de investigadores afirma que el descubrimiento podría impulsar grandes avances en la medicina debido a que este líquido tiene el potencial de convertirse en una herramienta de diagnóstico sumamente poderosa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.