Los cambios en los gustos de los consumidores de Coca-Cola se vieron recompensados con mayores ventas de sus refrescos bajos en azúcar y de sus aguas minerales de alta gama en el tercer trimestre del año.

Aluminium Coca-Cola cans are seen at a restaurant in Buenos Aires, Argentina, August 3, 2018. REUTERS/Marcos Brindicci

Los ingresos y las ganancias trimestrales de Coca-Cola superaron las estimaciones de analistas, ya que las inversiones para satisfacer los cambios en los gustos de los consumidores se vieron recompensadas con mayores ventas de sus refrescos bajos en azúcar y de sus aguas minerales de alta gama, de acuerdo con información publicada por la empresa.

El mayor fabricante de bebidas del mundo, al igual que su rival PepsiCo, ha estado construyendo una cartera de bebidas no carbonatadas y duplicando sus inversiones en aguas minerales de mejor calidad, como Topo Chico.

A principios de año, Coca-Cola pagó 5,100 millones de dólares por la segunda cadena de cafés más grande del mundo, Costa, y adquirió una participación en BodyArmor, la bebida para deportistas respaldada por el exjugador de baloncesto Kobe Bryant, en un intento por captar la atención de un grupo demográfico más joven que prefiere posiblemente tomar un café con leche en lugar de grandes gaseosas.

El presidente ejecutivo de la firma, James Quincey, dijo que los resultados de este año resaltan la “evolución de Coca-Cola como una compañía de bebidas más centrada en el consumidor”.

Los ingresos orgánicos, o las ventas de su principal negocio de bebidas, aumentaron 6% en el tercer trimestre, con un crecimiento de dos dígitos en volumen de la Diet Coke y la Coca-Cola Zero.

A principios de este año, la compañía lanzó nuevos sabores de Diet Coke, como jengibre o cereza, con envases más delgados, y dijo que presentará dos variantes de su marca SmartWater en su mercado estrella: Estados Unidos.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.