Muchos artículos se han escrito sobre Millennials, se han realizado varios estudios y se han publicado muchas investigaciones. Esta generación se ha convertido en una de las más estudiadas, sin mencionar que los Millennials son el foco de atención de varias marcas.

Uno entre tantos estudios realizados sobre esta peculiar generación fue realizado por Mi Primer Danone en colaboración con Andrea Linati. El “Estudio Conciliación Vida Familiar y Ocio” hizo foco en la vida familiar y laboral de los integrantes de la generación.

El principal resultado que obtuvo el estudio es que los Millennials son más propensos a conciliar la vida familiar y laboral. En este sentido, se entiende al concepto de conciliación como el equilibrio entre la actividad laboral y la vida familiar. Esto implica que la generación no está dispuesta a dejar de lado ninguna actividad, renunciar a sus hobbies por la llegada de un nuevo integrante a la familia.

Este comportamiento no se apreciaba en generaciones anteriores. Por ejemplo, los Baby Boomers le otorgaban mucho más valor a la vida a seguridad laboral y a la retribución financiera por lo que, para ellos, dejar de lado una actividad de ocio era común.

A partir de una encuesta se comprobó que el 70 por ciento de los padres comparten más actividades con sus hijos en relación con las que ellos realizaron con sus padres. Por otro lado el 72 por ciento afirma que, además, incluyen a sus hijos en sus aficiones.

Si bien el 50 por ciento de las parejas Millennials  afirman haber sentido inseguridad con la llegada de un hijo, el 70 por ciento reconoce que logró la conciliación mejor de lo que creía. Dentro de las actividades compartidas en los momentos de ocio, el deporte es una de las actividades preferidas por esta generación. Casi el 90 por ciento afirma practicar deportes con sus hijos, más de lo que lo hacían sus padres con ellos.

Por otro lado, las empresas también juegan un papel importante en la conciliación entre la vida familiar y laboral de sus empleados. Uno de cada dos Millennials afirma que las mismas les han ayudado mucho en este aspecto. Más de un 60 por ciento, por su parte, afirman que la llegada de un nuevo integrante a la familia no ha afectado su desarrollo profesional. Estos factores evidencian grandes cambios en las empresas en pro de una vida más equilibrada entre el ocio, la familia y el trabajo.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.