La mayoría de las decisiones de compra se toman de manera inconsciente porque la lógica del consumo se manifiesta en un espacio simbólico y psíquico. Según How Customers Thinks estas decisiones inconscientes al momento de hacer una elección ocupa un 80 y 90 por ciento.

2

Para poder optimizar la estrategia te contamos aspectos que debes cuidar en el neuromarketing.

Lo primero que hay que considerar es que es muy importante invertir en videos. La gran mayoría de los públicos prefieren contenidos audiovisuales, según una encuesta de Wyzowl más del 80 por ciento de los consultados prefiere este tipo de contenidos dentro de las páginas web.

En segundo lugar hay que tomar en cuenta a las emociones. Hay distintos tipos de compra, el emocional, el racional y el de supervivencia según Jürgen Klaric. Esto significar que las personas compara más por motivos emocionales que lógicos.

También hay que ver más allá de lo racional y de la lógica. Según un estudio realizado por Harvard y Yale, el 95 por ciento de las decisiones que toman los consumidores no se dan dentro de un campo racional. Esto implica que los procesos de compra no tienen una explicación aparente, lo que hace al neuromarketing idóneo para la estrategia.

Sin embargo, también hay una serie de factores que no se pueden descuidar, no por su efectividad, sino que para evitar caer en ellos.

En primer lugar, siempre que se use un estímulo, no se puede caer en el uso abusivo del mismo, no puede durar demasiado tiempo. Hay que encontrar el equilibrio adecuado entre ambas, es decir, que no dure demasiado tiempo como para que llegue a saturar pero que tampoco sea demasiada corta la exposición porque si no se perderá la atención de los consumidores.

Por otro lado, hay que estimular a todos los sentidos, pero dentro de ellos no se puede dejar de lado a la vista. La mayoría de las percepciones se dan a través de este sentido por lo que no considerarlo como clave sería un error.

Por último, cuando se esté promoviendo hay que evitar el uso de términos como pagar o gastar, hay un conjunto de alternativas mucho más atractivas como “meter en el carrito” o “llevar a casa”. Utilizar este tipo de términos más amigables hará que los consumidores se sientan más cómodos con el consumo.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.