Livestreaming, Streaming, Live Stream…. significa “transmisión en vivo” y es la plataforma más utilizada del momento. Básicamente, es contenido vía internet que es recibido por el usuario en el mismo momento que es producido (en vivo) y constituye la mejor alternativa a la descarga. Apps como Periscope, Snapchat y Ustream la convirtieron en un auténtico fenómeno de masas en 2015. Las grandes marcas cayeron rendidas a sus brazos y parece que esta nueva tendencia llegó para quedarse, al menos por este año.

LivestreamingGéneros tan diversos como el cine, el deporte, la música o conferencias se ven prácticamente obligados a utilizar esta nueva forma de compartir contenidos, que ha permitido la expansión del público a las  personas que están en sus casas, y no asistiendo a los eventos en tiempo real. Al requerir solamente de una fuente (cámara de video, software de captura de pantalla o micrófono), un codificador que digitalice el contenido y un medio que lo publique, la red de entrega de distribución se hace mucho mayor. Así, muchas plataformas se han especializado en este tipo de retransmisión.

Según un informe de la empresa de software Brandlive, el 44% de los encargados de marketing de importantes marcas hizo uso del servicio de livestraming en el transcurso de 2015, y el 20% prevé hacer lo mismo a lo largo del 2016. Se estima que aproximadamente una cuarta parte de ellos tiene previsto incrementar los presupuestos dedicados a esta disciplina para este año.

Si nos detenemos en los beneficios que el livestreaming otorga a las marcas a ojos de los marketeros, la mayoría coincide en su habilidad para fomentar las interacciones auténticas con la audiencia, para añadir un toque de humanidad al marketing digital y para ser reutilizado (y visto) varias veces.

Livestreaming

La apuesta tecnológica va cada vez más lejos y grandes festivales ya utilizan hologramas virtuales (el popular Coachella los usó por primera vez el año pasado) y espectaculares efectos visuales en sus servicios de transimisión en vivo. Está claro que tanto empresas como grandes festivales y eventos se están convirtiendo en campos abiertos para la investigación tecnológica: el livestreaming pisa cada vez más fuerte.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.