Los bestsellers es un concepto que ya es antiguo, lo que es nuevo es la accesibilidad que tenemos hoy en día a un libro del tipo que queramos, gracias a las imprentas modernas y la baja tasa de analfabetismo.

featured_art_hopefulbooks

Pero no importa si ese libro es de siglos pasados o acaba de salir hace un par de días atrás, el bestseller comparte esa característica que nos atrapa, que nos sumerge en una historia completamente nueva e interesante que no podemos dejar de leer.

Pero en una época en donde toda historia ya ha sido contada ¿Qué es lo que destaca una historia de las demás? ¿Cómo nos cautiva una historia hoy en día? La cuestión reside en el autor, y su manera de desarrollar algo que ya se ha contado mil veces. Es decir, su manera de desarrollar el storytelling, cualquier autor de un bestseller es un experto en storytelling.

¿Por qué esto es un tema relevante para el marketing? Por que las marcas comienzan a adaptar el storytelling en sus campañas publicitarias, se arman estrategias con este elemento, y es una gran herramienta para llegar a tu público objetivo.

Estas son algunas claves que estos libros nos han enseñado sobre storytelling:

Debe comenzar de forma que enganche al que lee/mira. Hay gran variedad de novelas clásicas que se les recuerda por como comenzaron, principios icónicos como el de Orgullo y Prejuicio o Anna Karerina. Esto es lo que va a hacer que la persona continúe con la historia o no, si no le causa curiosidad, no es un buen comienzo.

Los personajes deben generar empatía, deben ser personas con la cual el público se pueda identificar y entender las situaciones por las que pasa. Si esto no sucede, no se genera lazo entre el lector/espectador y el personaje ficcional, entonces al que lee/mira le va a dar lo mismo lo que haga o lo que le pase.

Hay que saber seccionar la trama, si no una gran historia se puede convertir en un cuento aburrido, en el que pasó mucho de una cosa, y lo interesante duró muy poco.

Y por último, no dejes al personaje en medio de una acción importante de la historia. Intenta generar un final que satisfaga a quienes luego vayan a consumir esa historia. En el caso del marketing no se recomiendan los finales abiertos, ya que dejan inconcluso un mensaje que se debería dar.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.