La web es el principal canal de marketing, seguido de redes sociales y publicidad online.

El marketing en las pequeñas empresas es una labor solitaria. Frente a las grandes compañías, con amplios equipos de profesionales especializados en marketing y publicidad, en las pymes toda esa área se lleva a cabo de una forma mucho más amateur. Y en la mayoría de los casos, se encarga personalmente el gerente o dueño de la propia empresa.

Es uno de los datos que desvela una nueva encuesta de InfusionSoft y LeadPages, donde descubrimos que el 47% de los emprendedores y pequeñas empresas gestiona las acciones de marketing de forma autodidacta, personal y en solitario, es decir, sin recurrir a la ayuda ni el apoyo de profesionales o expertos que puedan ayudarle a mejorar o cumplir sus objetivos. En un 23,5% de los casos se contrata a alguien para llevar a cabo estas tareas y en un 17,3% se hace parte del trabajo internamente y el resto se contrata. Solo un 6% delega el marketing en una agencia o empresa especializada.

Además, para las pequeñas empresas la web es la base de toda su estrategia de marketing, y casi tres cuartos de los encuestados (el 71,6%) usan la website como canal de marketing. Por contra, se descuidan otros canales de gran potencial para las pymes como pueden ser las redes sociales y la publicidad digital (que solo emplean el 43,3%), el email marketing (40,1%), o la publicidad impresa y correo postal (29,9%). El marketing digital, aunque es cada vez más popular, no se puede definir aún como mainstream en el seno de los negocios más pequeños: 1 de cada 5 no planea poner en marcha ninguna acción de marketing digital durante 2016.

Por otro lado, en la mayoría de las pequeñas empresas no crean contenidos que puedan ayudarlas a adquirir nuevos clientes (más allá de las publicaciones en redes sociales). Así, aunque más de la mitad postean en los social media, solo 1 de cada 4 envía emails, y el 36% publica artículos o post en un blog. ¿Están siendo eficaces sus campañas de marketing?

Teniendo en cuenta que la gran mayoría de las pequeñas empresas carece de un equipo con experiencia en esta área, no extraña que, a pesar de su buena voluntad, los resultados de sus campañas no sean exactamente los esperados.

Aunque eso quizá sea mucho decir, el principal problema de las pymes es que no usan métricas para analizar sus resultados y, por lo tanto, el 48,5% de los encuestados desconoce si sus esfuerzos de marketing son efectivos o no. Aunque peor es el 13,9% que se siente convencido de que sus esfuerzos de marketing no están siendo efectivos para lograr cumplir con los objetivos.

¿Y qué objetivos son esos? Principalmente generar ventas (principal finalidad para más de la mitad de las empresas) aunque también son muchas las que pretenden aportar conocimiento de marca, generar leads, retener clientes o llevar a cabo promociones. En general, las pymes se están centrando en los últimos pasos del proceso de compra, por lo que podrían estar perdiendo oportunidades para mejorar otras fases como la adquisición de clientes o el proceso de retención de los mismos.

En cuanto a los desafíos a los que se enfrentan, destacan la conversión de leads: desde atraer el interés de los usuarios, hasta ser capaces de convertir ese interés en tráfico web que genere leads y finalmente ventas y clientes. Así, el 20% de los encuestados considera que lo más complicado es convertir los leads en clientes, pero muchos también creen que generar tráfico web y convertir ese tráfico en ventas son dificultades añadidas. El 17’9% de los encuestados cita la dificultad de encontrar tiempo y recursos para las labores de marketing como el principal desafío.

Fuente: puromarketing.com

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.