Una de las partes más difíciles de sacar al mercado un negocio o un producto muchas veces es elegir el nombre adecuado. Parte del éxito de este depende de ello. El motivo es sencillo: en él radica el recuerdo de la empresa.

Por el motivo mencionado en la siguiente nota te contamos qué tienen en común los nombres de las grandes marcas, qué los ha hecho memorables y por qué.

En el nombre no solo radica el recuerdo, también el entusiasmo hacia el producto o el servicio porque al final de cuentas lo que importa no es lo que vendas sino cómo lo vendas.

Por ejemplo, te contamos el caso de Amazon, la empresa gigante del e-commerce tuvo que cambiar su nombre para poder llegar a donde se encuentra, la razón es sencilla, el orden alfabético del antiguo internet.

En primer lugar, el nombre de la compañía tiene que ser pegadizo, es decir que sea fácil de recordar. Una buena estrategia es anotar una serie de nombres posibles en una libreta, dejarlos allí por un tiempo y a las semanas escribir una lista con los que recuerdas: verás que con este simple ejercicio varios quedan descartados porque ni tú mismo los puedes recordar.

En segundo lugar, hay que considerar la longitud, cuanto más corto es el nombre, muchas de las marcas más exitosas son nombres de una sola palabra, incluso de una sola sílaba.

En tercer lugar, si el nombre de la marca tiene una historia que contar, un relato por detrás entonces no solo es más fácil de recordar, sino que también será más atractivo.

En cuarto lugar, las palabras inventadas son atractivas: Google o Amazon, son un ejemplo. A los consumidores les atrae esta noción de originalidad, procura alejarte de la descripción cuando vayas a nombrar un producto o empresa.

Teniendo estos cuatro puntos piensa en compañía como: Apple, Uber, Amazon, Google, Tesla. ¿Todas cumplen con ellos verdad?

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.