La reconocida marca de Christian Dior suele deslumbrar con sus colecciones o diseños muy sofisticados para eventos de gran convocatoria como los premios Oscars, pero con su nueva colección no tuvo la misma suerte.

Su inspiración en Rumanía al parecer no fue una buena idea. La nueva colección de Dior se encuentra en el ojo de la tormenta y ha causado gran disconformidad en un público que no para de criticarlo.

La musa inspiradora puede aparecer en cualquier momento y lugar, en este caso en el país rumano y sus reconocidos trajes típicos. Los estampados y motivos florales que la firma de lujo ha incluido en chalecos y abrigos de su nueva colección han generado el enfado de la población rumana y no tanto por que la marca utilice sus tradiciones para subirlas a las pasarelas, sino más bien por no atribuir su procedencia.

Pero el enfado aumentó a medida que se dieron a conocer las cifras de cada prenda, que rondan en unos 30.000 euros. Hay quien dicen que la empresa debería donar parte de la recaudación al país inspirador, en tanto otros, han querido contestar de una manera mucho más inteligente: haciéndole la competencia. Es por esta razón se crea Bihor Couture una marca local que impulsa la cultura y economía del país que se ha visto invadida por los gigantes de la industria textil para convertir sus tradiciones en una moda pasajera.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.