Donald Trump tiene un objetivo: llegar a la Luna en 2024. Para lograrlo, el mandatario deberá conseguir entre 20.000 y 30.000 millones de dólares si quiere que la NASA regrese a la Luna en los próximos 5 años.

En mayo, la agencia espacial había anunciado que la misión que llevará a Estados Unidos a la Luna se llamará Artemisa, pero para que la nave llegue a destino, la NASA solicitó un presupuesto adicional al Congreso para poder mantener el cronograma acelerado.

El administrador de la NASA, Jim Bridenstine confirmó a CNN, que la cifra que se necesita para hacer llegar a Artemisa a la Luna es de entre 20.000 y 30.000 millones de dólares anuales, durante los próximos 5 años. Un presupuesto que la Administración Trump está dispuesta a pagar, para “restaurar la grandeza de la NASA“, tal como el propio Donald Trump tuiteó hace unos meses.

El motivo por el que la nave se llama de esta manera es porque Artemisa, hija de Zeus, es la hermana gemela de Apolo y «la diosa de la Luna», dijo Bridenstine. A su vez, Apolo es el nombre del programa que envió a doce astronautas estadounidenses a la Luna de 1969 a 1972.

Mantener el objetivo de pisar la Luna en 2024 implica que la NASA necesita un aumento presupuestario de entre 4 y 6 millones de dólares anuales para no tener que retrasar hasta 2028 el retorno del ser humano al satélite terrestre.

Hay que tener en cuenta que la administración Trump ya ha presentado una solicitud de 1.600 millones de dólares adicionales para el presupuesto de la NASA durante el próximo año fiscal, pero si los cálculos del administrador son ciertos este aumento va a ser insuficiente.

Algunos analistas aseguran que el costo de la misión podría ser aún mayor ya que viajar al espacio, exige una gran cantidad de dinero en combustible, soporte de vida, seguridad, y otras tecnologías que requiere un cohete espacial que transporta astronautas.

La intención de la NASA es enviar a dos astronautas: un hombre y, por primera vez, una mujer. Esta clase de expediciones son únicas, ya que no es rentable enviar humanos al satélite, pero gran parte de este pensamiento cambió cuando se fijó el siguiente objetivo: llegar a Marte.

Con este panorama, la NASA quiere utilizar la Luna para crear una base permanente, una especie de base de entrenamiento para que los astronautas experimenten cómo es vivir en otro planeta, antes de iniciar el verdadero viaje Marte, pero los costos para esta misión aún no están definidos aunque sí se sabe que serán mucho mayores a los presupuestos que se tienen para llegar a la Luna.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.