Sucesos incongruentes, personajes rebuscados, diálogos directos, un mundo de inadaptados y mucho humor británico. Así es la serie de la que todos hablan: The End of the F***ing World.

 

Basada en el comic de Charles S. Forsman The End of the Fucking World, la serie fue estrenada en Reino Unido el 24 de octubre y pasó a formar parte del repertorio de Netflix el 5 de enero a nivel mundial.

The End of the F***ing World es una serie que captura la atención desde su título, es que para contar la historia de dos jóvenes inadaptados no hay que tener pelos en la lengua. La propuesta no es nueva: protagonistas raros, incomprendidos por el común de la sociedad.

Parece que la época de los jóvenes deportistas y las chicas porristas ha pasado y lo que está de moda es ser un psicópata. Bajo este concepto, la serie presenta a James un auténtico psicópata, un ser incapaz de sentir sentimiento alguno. Acecino por naturaleza tiene el sueño de matar a alguien de su escuela y aunque no rompe con los estándares sociales jamás logará entenderlos.

En paralelo The End of the F***ing World presenta a Alyssa, que para seguir con la lógica mencionada, es una chica incomprendida, no encuentra un lugar en su familia y en la búsqueda de la aceptación idealiza a un padre que casi no conoce. Se enfrenta a sus miedos confrontando a los demás.

Si bien la fórmula de la serie parece repetir la clásica historia del ser inadaptado con el cual una parte de cualquier espectador puede sentirse identificado. De cierto modo, los protagonistas no solo no encajan en su entorno, sino que no quieren hacerlo.

Tantos elementos en común los unen o más bien son atraídos el uno por el otro. Alyssa pasa a ser el nuevo objetivo de James, es que en su delirio quiere acecinarla. Al mismo tiempo él para a ser el objetivo de ella, es simple, es el chico más raro que ha encontrado y busca en él una salida.

La estética y el estilo visual de la serie busca destacar la profundidad de los personajes, otra mascara para su superficialidad. Un conjunto de escenas con finales esperados, imágenes que en algún momento has visto, esa es la propuesta, nada más que el mundo desde la perspectiva de un psicópata.

La trama avanza para que los dos protagonistas se encuentren entre sí y se den cuenta de que en el fondo tienen los mismos miedos e incertidumbres. El reparto de la serie y prácticamente desconocido, actores jóvenes que no han tenido mucha presencia en la pantalla.

Sin duda es una serie que no es solo para ver, sino que par oír. La banda sonora termina por retratar el mundo desde la perspectiva de estos dos jóvenes. Una propuesta con un tinte de drama y humor británico.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.